viernes, 12 de junio de 2015

No siempre me verás. Mi lugar no está ahora aquí, sino en el Padre. Sé que a veces echarás de menos verme con más claridad. Me preguntarás por qué no soy más evidente, más claro, más definitivo para todos. O por qué dejo tanto espacio para la duda. Y es posible que, en horas difíciles, esto te provoque tristeza. Pero confía en lo que te digo: es mejor para ti que yo esté de otra manera. Seré Espíritu defensor. Luz en tus noches. Sabiduría en tus caminos. Compasión en tus entrañas. Amor en tu mirada. Y mi espíritu, cuando venga, cuando vaya haciéndose lugar en el mundo, mostrará que la fe es el camino para la plenitud. Mostrará que la justicia de Dios es más fuerte que la injusticia humana. Mostrará que, contra toda apariencia, el Amor vence. Y cuando vayas descubriendo esto, entonces brillarás… adaptación de Jn 16, 5-11, por Rezandovoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario