viernes, 12 de junio de 2015

Evangelio del día 12/06/15 - El Corazón de Jesús es fuente real de la Misericordia


Diálogo introductorio con Jesús
Señor Jesús, te bendigo y te alabo en este día. Te pido que me permitas tener limpia y amplia mi mente para producir los mejores pensamientos, que mi corazón esté lleno de buenos sentimientos y pueda tener las mejores emociones, las que construyen y nos ayudan. Que pueda compartir con tranquilidad con los que trabajo, con los que forman parte de mi cotidianidad y así pueda disfrutar de sus bendiciones. Permite que sepa llevar las adversidades y no pierda mi control emocional sino que sepa cómo actuar ante cada persona. Te suplico, mi Señor, que desde ya actúes en las personas con las que me voy a encontrar para que también estén en la misma disposición y así podamos realizar nuestros trabajos de la mejor manera. Amén.
Evangelio del día: El Corazón de Jesús es fuente real de la Misericordia
San Juan 19,31-37 (X viernes tiempo ordinario): Uno de los soldados le atravesó el costado con la lanza, y en seguida brotó sangre y agua
 
--------------------------------------------------
Del Santo Evangelio según San Juan 19,31-37
En aquel tiempo, era el día de la Preparación de la Pascua. Los judíos pidieron a Pilato que hiciera quebrar las piernas de los crucificados y mandara retirar sus cuerpos, para que no quedaran en la cruz durante el sábado, porque ese sábado era muy solemne. Los soldados fueron y quebraron las piernas a los dos que habían sido crucificados con Jesús. Cuando llegaron a él, al ver que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con la lanza, y en seguida brotó sangre y agua.
El que vio esto lo atestigua: su testimonio es verdadero y él sabe que dice la verdad, para que también ustedes crean. Esto sucedió para que se cumpliera la Escritura que dice: No le quebrarán ninguno de sus huesos. (Éxodo 12,46; Números 9,12; Salmo 34,20) Y otro pasaje de la Escritura, dice: Verán al que ellos mismos traspasaron (Zacarías 12,10 Apocalipsis 1,7)Palabra del Señor
Reflexión del Papa Francisco
El Corazón de Jesús es el símbolo por excelencia de la misericordia de Dios; pero no es un símbolo imaginario, es un símbolo real, que representa el centro, la fuente de la que ha brotado la salvación para la entera humanidad.
En los Evangelios encontramos diversas referencias al Corazón de Jesús, por ejemplo en el pasaje en el que el mismo Cristo dice:
«Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio» (Mt 11,28-29).
El relato de la muerte de Cristo según Juan es fundamental. Este evangelista testimonia de hecho aquello que vio en el Calvario, o sea que un soldado, cuando Jesús ya estaba muerto, le atravesó el costado con la lanza, y en seguida brotó sangre y agua (cfr Jn 19,33-34). Juan reconoció en aquel signo, aparentemente casual, el cumplimiento de las profecías: del corazón de Jesús, Cordero inmolado sobre la cruz, brota el perdón y la vida para todos los hombres.
Pero la misericordia de Jesús no es sólo sentimiento, es más, es una fuerza que da vida, ¡que resucita al hombre!.
La misericordia de Dios da vida al hombre, lo resucita de la muerte. El Señor nos mira siempre con misericordia, nos espera con misericordia. ¡No tengamos miedo de acercarnos a Él! ¡Tiene un corazón misericordioso! Si le mostramos nuestras heridas interiores, nuestros pecados, Él nos perdona siempre. ¡Es pura misericordia! No olvidemos esto: es pura misericordia ¡Vayamos a Jesús!
Dirijámonos a la Virgen María: su corazón inmaculado, corazón de madre, ha compartido al máximo la «compasión» de Dios, especialmente a la hora de la pasión y de la muerte de Jesús. Que María nos ayude a ser mansos, humildes y misericordiosos con nuestros hermanos. (Cf Papa Francisco, Reflexión antes del rezo del Ángelus, 09 de junio de 2013)
Diálogo con Jesús
Sagrado Corazón de Jesús, fuente del Amor eterno, en Ti tengo puesta toda mi esperanza. Tu corazón traspasado está permanentemente abierto para que siempre pueda yo sumergirme en él y encontrar la paz y consuelo que tanto necesita mi alma. Allí puedo encontrar siempre refugio a mis aflicciones y frustraciones, porque en él abunda y rebosa el amor que sana todas las heridas y disipa toda preocupación. Eres fuente de todo bien, tu herida ha sido abierta al mundo como signo de tu misericordia. Quiero vivir sanando esa herida de tu costado y para ello debo vivir tu camino haciendo obrando en favor de los más necesitados. Sacratísimo Corazón, dulce amor y consuelo, Esplendor del Reino, Fuego que aviva los corazones apagados, que pueda yo asemejarme a Ti en tus sentimientos de amor y perdón, que pueda vivir siempre enamorado de tu obra de salvación, de tu dulce espera, de tu luz radiante que desvanece todo vestigio de oscuridad. Tuyo he sido desde antes de mi nacimiento, tuyo soy más desde ahora, y tuyo seré por siempre. Sangre y Agua que brotaron de tu costado, son el combustible que necesito para llenar mi espíritu de tu Bondad y de tu amor. Sagrado Corazón de Jesús en Ti confío. Amén.
Propósito para hoy:
Rezaré 3 Padrenuestro para que el Santo Espíritu de Dios derrame su gracia sobre mi familia y podamos vivir en una santa unidad”
Reflexiones juntos esta frase:
"El Señor lo ha dicho claramente: No se puede servir a dos amos. O Dios o las riquezas" (Papa Francisco)

No hay comentarios:

Publicar un comentario