jueves, 4 de junio de 2015

Domingo día 7 de junio: Fichas para niños Domingo día 7 de junio: Oración de los Fieles 2 Domingo 7 de junio: Oración de los Fieles 1 Domingo 7 de junio: Misa de familia Domingo 7 de junio: Moniciones Domingo 7 de junio: Misa con jóvenes Domingo 7 de junio: Misa con niños Domingo 7 de junio: Guión Litúrgico 3 Domingo 7 de junio: Guión Litúrgico 2 Domingo 7 junio: Guión Litúrgico 1 Domingo 7 de junio: Cantos 2 Domingo 7 de junio: Comentarios, homilías y reflexiones a la Palabra de Dios Domingo 7 Junio: Cantos 1 Comentario al Evangelio de hoy Evangelio del día 4 junio


Posted: 03 Jun 2015 11:15 PM PDT
Posted: 03 Jun 2015 11:11 PM PDT
El Señor nos ha dado la mayor prueba de amor que podía esperarse. La presencia ideleble de su Hijo en la Eucaristía. Ante un hecho tan grandioso ponemos en sus manos nuestras peticiones sabiendo que serán escuchadas. Y respondemos:

R.- VIVIMOS GRACIAS A LA GRANDEZA DE TU AMOR

1.- Por el Papa Francisco, los obispos, los sacerdotes, los religiosos para que no se cansen nunca de repartir ese pan que sacia, nutre y fortalece a toda la Iglesia.

OREMOS

2.- Por todos los que carecen de lo necesario para seguir viviendo: trabajo, casa, educación, formación y no ven un medio para salir adelante; para que encuentren personas que vivan de verdad el mandamiento del amor.

OREMOS

3.- Por las familias nacidas del amor; para que cuando salgan a relucir las carencias, las limitaciones, los defectos no dejemos entrar la desilusión ni la rutina y luchemos porque ese amor no decaiga.


OREMOS

4.- Para que en el mundo crezca la solidaridad, el entendimiento, el amor y sintamos la necesidad que tenemos unos de otros para hacernos la vida más fácil y más feliz.

OREMOS

5.- Por todos nosotros; presentes en la Eucaristía, para que después de conocer el amor de Cristo, no escatimemos esfuerzos a la hora de comprometernos y darnos.

OREMOS

Señor, haz que nosotros que hemos conocido el Amor, y hemos compartido tu Cuerpo y tu Sangre, no nos quedemos con los signos externos sino que tratemos de llegar al corazón de Cristo.

Por el mismo Jesucristo nuestro Señor.

Amén
 
Posted: 03 Jun 2015 11:10 PM PDT
COLMA DE AMOR NUESTRA VIDA

En este día en que la Iglesia, reconoce a Cristo transubstanciado en un trozo de pan y descubre así su entrega en la cruz por Amor a todos los hombres, le pedimos al Padre a través de su Hijo que nos colme de ese Amor. Repetimos:

R.- COLMA DE AMOR NUESTRA VIDA.

1. – Padre que entregaste a tu Hijo único por nosotros, haz fructífera la entrega de tu Iglesia por el anuncio del Evangelio.

OREMOS

2. – Padre que nos enviaste a tu Hijo para la Salvación del mundo, toca los corazones de todos los hombres para que reconozcan en Cristo a nuestro Salvador.

OREMOS

3. – Padre que enviaste a tu Hijo para sanar los corazones afligidos, haz que todos los enfermos y alejados encuentren en la Eucaristía la fuerza necesaria para alcanzar su salud y salvación.

OREMOS

4. – Padre que nos dejaste a Cristo como alimento, no dejes desatendidos a ninguno de los que en Ti confían.

OREMOS

5. – Padre que resucitaste a Cristo de entre los muertos, haznos gozar un día de la promesa del Banquete eterno.

OREMOS

6. – Padre que movido por el Amor a los hombres, no dejas de perdonarlos continuamente, haz que nosotros movidos por esa misma Caridad vivamos en el espíritu de la reconciliación.

OREMOS

Padre, acoge en tu infinita Caridad estas plegarias de tu pueblo y colma los deseos de felicidad que viven en nuestros corazones.

Te lo pedimos por Jesucristo Sacramentado Nuestro Señor.

Amen.
 
Posted: 03 Jun 2015 11:09 PM PDT
Misa Familiar 

(Misa con niños, catequistas y padres) 
Prepara: Javier Leoz

• Objetivo: amar al Señor conlleva seguir sus caminos

• Idea: Jesús Eucaristía, al salir a la calle, se compromete a compartir nuestra vida.

• No es indiferente

1. MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy es uno de esos días que está muy metido en nuestra Iglesia. No siempre tenemos la oportunidad de acompañar al Señor Eucaristía, por las mismas calles y plazas por las que nosotros caminamos.

El Corpus Christi, fiesta del Cuerpo y la Sangre del Señor, es para nosotros un motivo que nos invita a creer y cuidar la presencia de Cristo en el pan y en el vino.

Además, si somos de los amigos de Jesús, luego tendremos que intentar ser semillas de amor, trabajar por la paz y la fraternidad allá donde estemos.

Iniciemos esta solemne eucaristía poniéndonos de pie y cantando.

(Pueden salir varios chicos con unas carteles: DIOS ES AMOR/DIOS ESTA AQUÍ/ANUNCIEMOS A JESUS/etc.)

2. PENITENCIAL

2.1. El Señor, en este día del Corpus Christi, nos enseña nuevamente el amor tan grande que existe en su corazón. Pidamos perdón por las veces que somos signo de discordia y de rencor. Señor ten piedad

2.2. El Señor, en este día del Corpus Christi, nos invita a darnos a los demás. Muchas veces nos cerramos en nuestros propios intereses o cosas. Cristo, ten piedad

2.3. El Señor, en este día del Corpus Christi, nos anima a transformar o cambiar el mundo a mejor. ¿Por qué vemos como bueno lo que, para el hombre, a veces es destrucción o malo? Señor, ten piedad


3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

Las lecturas que vamos a escuchar en este día nos hablan del poder, de la acción de Dios a través de los siglos. Dios nunca nos abandona. Además el participar en la Eucaristía es entrar en comunión con Dios, con Cristo en el Espíritu. Que veamos y vivamos la Eucaristía como una fuente de paz, de fuerza, de vida y de entrega.

4. PETICIONES

4.1. Por toda la Iglesia. Para que vaya anunciando la salvación y el conocimiento de Jesús a todos los pueblos de la tierra. Por el próximo Año de la Misericordia. Para que comprendamos que la Eucaristía nos lleva a dar el corazón a los demás. Roguemos al Señor.

4.2. Por los pobres. Para que en este día de la Caridad sientan nuestro compromiso, nuestra ayuda. Para que nunca miremos lo que damos sino las necesidades que hay en la tierra. Roguemos al Señor.

4.3. Por todos los que rechazan a Jesús. Por aquellos que lo han olvidado. Para que, esta fiesta del Cuerpo y Sangre del Señor, despierte en ellos sentimientos de fe y de esperanza en Dios. Roguemos al Señor.

4.4. Por todos los niños que han recibido su primera comunión. Por todos los que en este día vamos a comulgar. Para que pensemos que, comulgar a Jesús, es luego anunciar y vivir su vida. Roguemos al Señor.

4.5. Por Todos los que estamos en esta celebración. Para que amemos más la Eucaristía, para que lleguemos con puntualidad, para que –después de la comunión- demos gracias a Dios por tener la posibilidad de celebrarla en nuestra parroquia. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

5.1. CUSTODIA. Con esta custodia, Señor, queremos comprometernos ante Ti para ser testigos de tu amor. Que luego, cuando salgas a la calle dentro de ella, nos acordemos que la FE se ha de vivir de puertas hacia fuera y no en la comodidad de un templo.

5.2. Con este mural que refleja tantos dramas de nuestro mundo (pobres, terremotos, sida, etc.) queremos traer hasta tu altar nuestro deseo de trabajar y de contribuir a un mundo mejor en este día de la Caridad.

5.3. Finalmente, con el pan y el vino, recordamos aquel Jueves Santo en el que, para siempre, te quedaste en la Eucaristía. Entonces te acompañábamos hasta el Huerto de los Olivos, hoy –Señor- te acompañaremos por las calles y plazas de nuestro pueblo. ¡No nos dejes, Jesús!

6. ORACIÓN FINAL

Quédate,  Señor, con nosotros

Tu Eucaristía es fuente de  VIDA

Tu Eucaristía es fuente de  LUZ

Tu Eucaristía es fuente de  SALVACION

Quédate,  Señor, con nosotros

Sin ella nuestra fe se  debilita

Sin ella nos perdemos en el  ruido

Sin ella la esperanza decae

Sin ella nos alejamos de tu  Palabra

Quédate,  Señor, con nosotros

Queremos ser custodias para  llevarte

Queremos ser custodias para  pregonarte

Queremos ser custodias para  anunciarte

Queremos ser custodias para  nunca perderte

Quédate,  Señor con nosotros

Ayúdanos a ser mejores

Ayúdanos a venerar tu  presencia 

Ayúdanos a no olvidar tus  caminos

Ayúdanos a servirte con  corazón sincero

Quédate,  Señor, con nosotros

7.- NOTA:

Allá donde es costumbre y posible realizar una procesión con el Santísimo, es bueno el simbolizar que la EUCARISTIA es fuente y cumbre de la vida cristiana. Delante del Santísimo pueden ir: los niños bautizados en el año (junto con sus padres y padrinos); las personas que han recibido la Santa Unción; los confirmandos; los niños de primera comunión; los que han contraído matrimonio durante el año. Y, simbolizando el Orden Sacerdotal y la Penitencia, pueden ir dos oferentes portando en una bandeja una estola y una casulla. Dos oferentes más, con un recipiente de ceniza en referencia a la conversión.

Es decir; es muy sugestivo y una gran catequesis que vayan delante del Santísimo todos los Sacramentos de la vida de la Iglesia. Si ello no es posible, queda muy bien el realizar 7 estandartes con la simbología de los 7 sacramentos.

Donde no exista la posibilidad de realizar una procesión externa, es conveniente y muy gráfico, organizar por el interior de la misma iglesia una “mini procesión” y, en un determinado lugar del templo, realizar una parada (estación) y leer la oración que se sugiere al final de la misa familiar. También puede servir la oración que se propone al final de la homilía la correspodniente página de Betania.

 
Posted: 03 Jun 2015 11:07 PM PDT



MONICIÓN DE ENTRADA

Sed todos, hermanos y hermanas, bienvenidos a nuestra Eucaristía. Es el día de Corpus Christi, como se dice en su denominación latina. Celebramos, pues la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo… Sabemos –Cristo nos lo ha dicho—que Dios es amor. Y la prueba máxima de ese amor es la presencia permanente de Jesús, el Maestro, en el sacramento de la Eucaristía por voluntad de la Trinidad Santísima. Con ello, Padre, Hijo y Espíritu Santo forman parte de este prodigio maravilloso, que todo un Dios esté en un poco de pan, en un poco de vino. La comunión del Cuerpo y Sangre de Cristo nos acompaña todos los días, pero hoy lo celebramos especialmente como prueba directa de nuestro agradecimiento ante tal milagro, siempre vivo y presente. Aprovechemos el día para, por supuesto, festejar al Sacramento del Altar, pero también para hacer una Jornada de Caridad, de amor y solidaridad, para con los hermanos, sobre todo para los más necesitados, los débiles, los indefensos…



MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura de hoy procede del capítulo 24 del Libro del Éxodo. Y nos narra como Moisés, mediante la sangre de unas vacas, fórmula de sacrificio, confirma la alianza del pueblo judío con Dios. Después, la sangre de Cristo confirmará la nueva alianza que dura para siempre.

S.- El Salmo 147 –uno de los últimos del salterio—tiene dos partes bien diferenciadas y por eso la Vulgata lo dividió en dos. Nosotros utilizamos hoy la segunda parte en la que se exalta el poder y la misericordia de Dios, el creador y salvador del género humano, que ayuda a los más pobres y los sinceramente humildes.

2.- Escucharemos ahora en nuestra segunda lectura unas palabras muy bellas y certeras del capítulo 9 de la Carta a los Hebreos. Y es que nadie como el autor de esta Carta ha reflejado mejor el papel sacerdotal y sacrificial de Jesús, el Mesías. Y es que la sangre de Cristo, vertida por nuestros pecados, purificará para siempre a los redimidos y por Él y, asimismo, purificará las conciencias de quienes –con entrega y sinceridad—siguen su camino.



3.- El fragmento del Evangelio de San Marcos que se proclama a continuación narra con precisión y maestría el momento de la Instauración del Sacramento de la Eucaristía. Las palabras de Jesús que nos muestra Marcos han sido, desde hace muchos siglos, la fórmula litúrgica en el momento de la consagración: “Esto es mi cuerpo. Esta es mi sangre”



Lectura de Postcomunión

MONICIÓN

Una semana más el padre Leoz nos presenta una breve plegaria para este momento final de nuestra Eucaristía



QUE ME ATREVA, CUÁNTO PUEDA SEÑOR

A manifestar, en este vacío  mundo,

que Tú lo puedes llenar todo

cuando, el hombre y la mujer  de este tiempo,

busque en la profundidad (y  no en la superficialidad)

el Agua Viva que calma la  sed de una vez por todas.

¡Bendito, Señor, sea tu  nombre!

¡Bendita, Señor, sea tu  presencia!

¡Grande, Señor, sea tu  reinado en el corazón del hombre!

¡Única y para Ti, Señor, sea  nuestra adoración!

Tuyos, siempre tuyos Señor, 

en este día en el que tu  Cuerpo y tu Sangre

hacen de innumerables  rincones de nuestra tierra

un inmenso altar desde el  cual hablas,

miras, callas, observas,  lloras y bendices.

¡QUE ME ATREVA, CUÁNTO PUEDA  SEÑOR!
Exhortación de despedida

Hemos celebrado con alegría y fervor la solemnidad del Corpus, la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo…. Algunos de nosotros vamos a participar ahora en la procesión del Corpus. Otros ya lo hicimos. Tanto da. Lo importante es que sabemos que nuestro Dios está en las calles de aquí, de nuestra ciudad y de todo el mundo.
 
Posted: 03 Jun 2015 11:06 PM PDT
Ciclo B


Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo – (7 de junio de 2015)

Nota: hoy la Iglesia celebra su fe en el Cuerpo y Sangre de Cristo y la manifiesta públicamente con procesiones por las calles. Esto suele hacerse de manera diocesana pero también se puede realizar en cada comunidad, sea por las calles o con el paseo del Santísimo al interior del templo. Sugerimos conversar previamente con el sacerdote para preparar lo que sea necesario.

1- Entrada:

Queridos jóvenes, celebramos hoy la solemnidad del Cuerpo y Sangre de Jesús, conocida como Corpus Christi. En ella la Iglesia proclama la presencia real de Jesús en la Eucaristía y nos recuerda la Nueva Alianza que Jesús selló con su entrega por nosotros. Comencemos cantando alegremente.

2- Liturgia de la Palabra:

Escuchemos con atención la Palabra que nos habla de las alianzas que Dios hizo con su pueblo desde el Antiguo Testamento. La última, nueva y definitiva es la que se sella con el Cuerpo y Sangre de Cristo entregados en la Cruz y que se actualiza en cada Misa.


3- Oración de los fieles:

Sabiendo que el Señor es un Dios de pactos, que cumple sus promesas, dirijámonos a Él con confianza, diciendo: por tu Cuerpo y por tu Sangre, salvanos, Señor.

-      Por el Papa, los Obispos y los sacerdotes de la Nueva Alianza, para que reflejen siempre a Cristo y nos lo entreguen especialmente en la Eucaristía.
-      Por toda la Iglesia, para que no deje de anunciar la misericordia de Dios para con los hombres, fruto de la entrega amorosa de Jesús.
-      Por nuestra patria, para que los cristianos aportemos comprometidamente nuestra fe y nuestros valores en la construcción de un país mejor.
-      Por los jóvenes, para que se enamoren de Cristo Eucaristía, se alimenten de Él y lo adoren en la oración y en la vida.
-      Por los que no creen o tienen dudas, para que la presencia de Jesús en la Comunión toque sus corazones y puedan abrazar plenamente la fe.


4- Ofrendas:

Como los discípulos que prepararon la casa para celebrar la Pascua, también nosotros preparemos ahora el altar para que Jesús vuelva a hacerse presente entre nosotros. Llevemos el pan y el vino, la colecta generosa y nuestra vida entera. Cantemos juntos.

5- Comunión:

¡Jesús está realmente presente en la Eucaristía! Vayamos a recibirlo con alegría y con el compromiso de vivir como Él nos enseñó. Cantemos admirados y agradecidos.

 

6- Despedida:

Nos hemos encontrado con Jesús vivo en la Eucaristía y la Iglesia lo ha manifestado públicamente en muchas partes con procesiones por las calles. Pero en el día a día nosotros tenemos que ser la presencia de Cristo que llegue a cada periferia, a cada corazón que aún no lo conoce. Vayamos, cantando con alegría.
 

A tener en cuenta para la semana: viernes 12 de junio: solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.
 
Posted: 03 Jun 2015 11:05 PM PDT
Ciclo B


Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo – (7 de junio de 2015)

Nota: hoy la Iglesia celebra su fe en el Cuerpo y Sangre de Cristo y la manifiesta públicamente con procesiones por las calles. Esto suele hacerse de manera diocesana pero también se puede realizar en cada comunidad, sea por las calles o con el paseo del Santísimo al interior del templo. Sugerimos conversar previamente con el sacerdote para preparar lo que sea necesario.

1- Entrada:

Queridos chicos, bienvenidos a la solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo. Hoy celebramos este gran misterio de amor y donación. Jesús se quiso quedar con su presencia real bajo los signos del pan y el vino. Por eso cantémosle con alegría y amor, mientras revivimos la cena del Señor.

2- Liturgia de la Palabra:

El Cuerpo y la Sangre de Jesús son los signos de la Nueva Alianza. Escuchemos las lecturas con atención.

3- Oración de los fieles:

Dios hace alianza con nosotros, Él nos habla pero también nos escucha, por eso le confiamos las intenciones de nuestro corazón diciéndole: Señor, danos de tu Pan.

-      Por todos los sacerdotes, para que el milagro que se realiza en cada Misa a través de sus manos no se vuelva una rutina, sino un verdadero acto de amor y devoción.
-      Por los ministros de la Eucaristía, para que lleven a Jesús con amor a todos y en particular a los enfermos.
-      Por los chicos que se preparan para recibir su primera Comunión, para que crezca su amor a Jesús Eucaristía.
-      Por los que no tienen lo indispensable para vivir, para que encuentren una mano solidaria que los asista.


4- Ofrendas:

Jesús le pidió a sus discípulos que preparen todo para la cena pascual. Por eso ahora nosotros llevamos a la mesa del altar lo necesario, mientras cantamos.

 

5- Comunión:

El pan y el vino ya son Cuerpo y Sangre de Jesús. Quienes estén preparados para recibirlo acérquense, y los que aún no recibieron su primera Comunión, abran las puertas del corazón para recibirlo con el deseo. Mientras, todos cantamos.

 

6- Despedida:

Jesús se quedó en lo más sencillo y cotidiano de nuestra vida, el pan y el vino; por eso llevémoslo con nosotros, Él quiere ser nuestro compañero permanente en las tareas simples de cada día de nuestras vidas. Nos despedimos cantando alegremente.

A tener en cuenta para la semana: viernes 12 de junio: solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.


 
Posted: 03 Jun 2015 11:04 PM PDT
7 DE JUNIO DE 2015
Liturgia de las Horas – Segunda Semana del Salterio

R I T O S    I N I C I A L E S

CANTO DE ENTRADA.
Alrededor de tu mesa, venimos a recordar, alrededor de tu mesa, venimos a recordar, que tu palabra es camino, tu cuerpo fraternidad, que tu palabra es camino, tu cuerpo fraternidad.

Hemos venido a tu mesa a renovar el misterio de tu amor, con nuestras manos manchadas, arrepentidos buscamos tu perdón.

SALUDO Y MONICIÓN.

ACTO PENITENCIAL.

GLORIA.
Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.

ORACIÓN COLECTA.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA.
Lectura del libro del Éxodo 24, 3-8.

En aquellos días, Moisés bajó y contó al pueblo todo lo que había dicho el Señor y todos sus mandatos; y el pueblo contestó a una: “Haremos todo lo que dice el Señor.”
Moisés puso por escrito todas las palabras del Señor.  Se levantó temprano y edificó un altar en la falda del monte, y doce estelas, por las doce tribus de Israel.  Y mandó a algunos jóvenes israelitas ofrecer al Señor holocaustos, y vacas como sacrificio de comunión.  Tomó la mitad de la sangre, y la puso en vasijas, y la otra mitad la derramó sobre el altar.  Después, tomó el documento de la alianza y se lo leyó en alta voz al pueblo, el cual respondió: “Haremos todo lo que manda el Señor y lo obedeceremos.”
Tomó Moisés la sangre y roció al pueblo, diciendo: “Ésta es la sangre de la alianza que hace el Señor con vosotros, sobre todos estos mandatos.” 
PALABRA DE DIOS

SALMO RESPONSORIAL.  Salmo 115.
Antífona: Alzaré la copa de la salvación, invocando tu nombre.

¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de la salvación, invocando su nombre.

Mucho le cuesta al Señor la muerte de sus fieles.  Señor, yo soy tu siervo, hijo de tu esclava; rompiste mis cadenas.

Te ofreceré un sacrificio de alabanza, invocando tu nombre, Señor. Cumpliré al Señor mis votos en presencia de todo el pueblo.


SEGUNDA LECTURA.
Lectura de la carta a los Hebreos 9, 11-15.

Hermanos:
Cristo ha venido como sumo sacerdote de los bienes definitivos.  Su tabernáculo es más grande y más perfecto: no hecho por manos de hombre, es decir, no de este mundo creado.
No usa sangre de machos cabríos ni de becerros, sino la suya propia; y así ha entrado en el santuario una vez para siempre, consiguiendo la liberación eterna.
Si la sangre de machos cabríos y de toros y el rociar con las cenizas de una becerra tienen el poder de consagrar a los profanos, devolviéndoles la pureza externa, cuánto más la sangre de Cristo, que, en virtud del Espíritu eterno, se ha ofrecido a Dios como sacrificio sin mancha, podrá purificar nuestra conciencia de las obras muertas, llevándonos al culto del Dios vivo.
Por esa razón, es mediador de una alianza nueva: en ella ha habido una muerte que ha redimido de los pecados cometidos durante la primera alianza; y así los llamados pueden recibir la promesa de la herencia eterna. 
   PALABRA DE DIOS

ALELUYA.
Antífona: Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo –dice el Señor-; el que coma de este pan vivirá para siempre.

EVANGELIO.
Lectura del santo Evangelio según San Marcos 14, 12-16. 22-26.

El primer día de los Ázimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le dijeron a Jesús sus discípulos: “¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?”
Él envió a dos discípulos, diciéndoles: “Id a la ciudad, encontraréis un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo y, en la casa en que entre, decidle al dueño: ´´El Maestro pregunta: ¿Dónde está la habitación en que voy a comer la Pascua con mis discípulos?``
Os enseñará una sala grade en el piso de arriba, arreglada con divanes.  Preparadnos allí la cena.”
Los discípulos se marcharon, llegaron a la ciudad, encontraron lo que les había dicho y prepararon la cena de Pascua.
Mientras comían, Jesús tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio, diciendo: “Tomad, esto es mi cuerpo.”
Cogiendo una copa, pronunció la acción de gracias, se la dio, y todos bebieron.
Y les dijo: “Ésta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por todos.  Os aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día que beba el vino nuevo en el reino de Dios.”
Después de cantar el salmo, salieron para el monte de los Olivos.  
PALABRA  DEL SEÑOR

HOMILÍA.

CREDO.

ORACIÓN DE LOS FIELES.

LITURGIA EUCARÍSTICA

OFERTORIO.
Canto:
Un niño se te acercó aquella tarde, sus cinco panes te dio para ayudarte, los dos hicisteis que ya no hubiera hambre, los dos hicisteis que ya no hubiera hambre.

También yo quiero poner sobre tu mesa, mis cinco panes que son una promesa, de darte todo mi amor y mi pobreza, de darte todo mi amor y mi pobreza.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS.

PREFACIO Y SANTO.

PLEGARIA EUCARÍSTICA.

RITO DE LA COMUNIÓN

PADRE NUESTRO.

RITO DE LA PAZ.

CORDERO DE DIOS.

COMUNIÓN.
Canto:
Antes de ser llevado a la muerte, viendo Jesús su hora llegar, manifestó su amor a los hombres como no hiciera nadie jamás.

Toma en sus manos pan y les dice: “Esto es mi cuerpo, todos comed”.  Y levantó la copa de vino: “Esta es mi sangre que os doy a beber”.

Cuerpo bendito, que se reparte por mil caminos, hecho manjar; buscas a todos para sanarlos, tú le devuelves al hombre la paz.

“El que se precie de ser mi amigo, siga mi ejemplo, viva mi amor, salga al encuentro de mis hermanos, dando la vida lo mismo que yo”.

Cuerpo de Cristo, Cuerpo entregado, muerto en la Cruz por nuestra maldad, grano de trigo resucitado, germen de vida de la Humanidad.

ORACIÓN.

ACTO EUCARÍSTICO.

EXPOSICIÓN DEL SANTÍSIMO.
Canto:
No adoréis a nadie, a nadie, más que a Él. No adoréis a nadie, a nadie, más que a Él.    No adoréis a nadie, a nadie más.  No adoréis a nadie, a nadie más. No adoréis a nadie, a nadie más que a Él.

ESTACIÓN MENOR - ORACIÓN.
Canto:
Sea por siempre bendito y alabado el Santísimo Sacramento del altar.

Oración.
Gracias, Señor, por este don admirable,  sacramento de tu presencia viva entre nosotros y de comunión con Dios y los hermanos.

No permitas que nos dejemos vencer por la indiferencia.

Que nadie tenga la tentación de estar contigo, de amarte y de servirte, sin estar con los pobres, amar a los que sufren y servir a los necesitados.

Que nuestra contemplación, adoración y participación en el misterio de la Eucaristía nos identifique contigo, nos ayude a superar la indiferencia y a globalizar tu amor y tu misericordia. Amén. 

Canto:
Tantum ergo sacraméntum venerémur cérnui, et antiquum documéntum, novo cedat rítui;  praestet fides suppleméntum, sénsuum deféctui. Genitóri, Genitóque laus et jubilátio, salus, honor, virtus quoque, sit et benedíctio; procedénti ab utróque, compar sit laudátio. Amén. Amén.

BENDICIÓN Y RESERVA.
Canto:
Cantemos al amor de los amores, cantemos al Señor, Dios está aquí, venid adoradores adoremos, a Cristo redentor.  Gloria a Cristo Jesús, cielos y tierra, bendecid al Señor.  Honor y gloria a Tí, Rey de la gloria, amor por siempre a Tí, Dios del amor.

 
Posted: 03 Jun 2015 11:01 PM PDT
Domingo, 7 de junio de 2015
FESTIVIDAD DEL CUERPO Y SANGRE DE CRISTO

* Mi cuerpo y mi Sangre para Ustedes
* La Sangre de la Alianza

Saludo (Ver Segunda Lectura)
Cristo vino al mundo,
y por su propia sangre
nos adoptó como hijos en el amor de Dios,
por medio de una nueva y eterna Alianza.
Que él nos guarde unidos con Dios
y esté siempre con ustedes. R/ Y con tu espíritu.

Introducción por el Celebrante

1. Mi Cuerpo y mi Sangre para Ustedes
Admiramos grandemente a hombres y mujeres que dedicaron sus vidas para el bien de otros e incluso estuvieron dispuestos a morir por ellos. Esto es precisamente lo que celebramos siempre que nos congregamos juntos para la eucaristía. Celebramos la vida y la muerte de Jesús por nosotros; pero también celebramos su resurrección, porque él está vivo aquí entre nosotros, en su Iglesia, en nuestro mundo. Pero cuando hacemos lo que él nos mandó -“Hagan esto en conmemoración mía”-, tenemos que aprender a entregarnos a nosotros mismos a Dios y a los hermanos, como Cristo se entregó. En esta eucaristía él quiere regalarnos esta disposición interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario