lunes, 8 de junio de 2015



  • 09/06/2015 – Martes de la 10ª semana de Tiempo Ordinario
    PRIMERA LECTURA:Jesús no fue primero «sí» y luego «no»; en él todo se ha convertido en un «sí»Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios 1, 18-22 Hermanos:¡Dios me es testigo!La palabra que os dirigimos no fue primero «sí» y luego «no».Cristo Jesús, el Hijo de Dios, el que Silvano, Timoteo y yo os hemos anunciado, no fue primero «sí» y luego «no»; en él todo se ha convertido en un «sí»; en él todas las promesas han recibido un «si». Y por él podemos responder: «Amén» a Dios, para gloria suya.Dios es quien nos confirma en Cristo a nosotros junto con vosotros.Él nos ha ungido, él nos ha sellado, y ha puesto en nuestros corazones, como prenda suya, el Espíritu. Palabra de Dios.


  • Si la sal se vuelve sosa…
    Vosotros sois la sal de la tierra, pero si la sal se vuelve sosa ¿con qué la salarán?

    El Señor nos llama “sal de la tierra” y “luz del mundo” y nos da la sensación de que se ha equivocado de parte a parte. ¿No estará pensando en otras personas más capaces, más santas, más preparadas que nosotros? Porque tenemos muy presentes nuestros defectos y limitaciones y nos parece que ni somos sal ni somos luz. Y es que, en realidad, somos muy poca cosa por nosotros mismos, pero Cristo no nos pide que demos nuestra luz ni nuestra sal, sino “La Luz” y “la Sal” que son el Espíritu que habita en nosotros. Porque somos templos del Espíritu Santo que ha encendido en[…]



  • Columba, o Columkill, abad (521-597)
    Santos: Efrén Siro, diácono y doctor; Jorge, Ricardo, Maximiano, obispos; Tecla, Mariana, Marta, Amai (o Enneim), Diómedes, Ananías, Cuadrado, mártires; Primo, Feliciano, mártires; Vicente, diácono y mártir; Pelagia, virgen y mártir; Columba o Columkill, abad; Julián, monje; beato José Anchieta.


  • Domingo de la 11ª semana de Tiempo Ordinario – 14/06/2015
    Comentario Pastoral
    ¿POR QUÉ JESÚS ENSEÑABA EN PARÁBOLAS?
    El texto litúrgico del evangelio de este domingo undécimo del tiempo ordinario nos propone para nuestra meditación dos parábolas: la de la semilla que crece silenciosamente y la del grano de mostaza. Es indudable que ambas parábolas tienen un alcance y novedad, que es necesario descubrir para comprender lo que es el Reino de Dios.¿Qué es una parábola? ¿Cuál es su fin? ¿Dónde está su significado preciso? La parábola…
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario