lunes, 11 de mayo de 2015

Servicio Bíblico Latinoamericano Semana del 17 al 23 de Mayo de 2015 – Ciclo B

OBSERVACIONES
-        Cada día de la semana comienza una nueva página para facilitar la impresión independiente. Por ese mismo motivo no hay numeración de páginas.
-        En el tamaño de letra se ha intentado llegar a un equilibrio en ahorro de papel en la impresión y legibilidad.
-        Se ha renunciado al uso del color para facilitar la impresión. Esta opción y todas las anteriores, son modificables en su procesador de textos.
-        Si tiene problemas con esta versión en RTF comuníquenoslo a través de contacto@biblico.org. En todo caso, tiene a su disposición la versión en formato PDF, que podrá utilizar en cualquier sistema.



17 de mayo de 2015, domingo
Ascensión del Señor
Pascual Bailón

Hch 1,1-11: Se elevó a la vista de ellos
Salmo 46: Dios asciende entre aclamaciones, el Señor al son de trompetas
Ef 1,17-23: Lo sentó a su derecha en el cielo
Mc 16,15-20: Subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios



El tema protagonista de este domingo es, indiscutiblemente, «la Ascensión», la subida misma de Jesús al cielo. Un segundo tema es el de «el mandato misionero» que el autor de los Hechos de los Apóstoles que compuso aquella escena puso en boca de Jesús.
En el primer tema, «la ascensión misma», no serán pocos los predicadores que simplemente la darán por supuesta, como indubitablemente histórica en su literalidad textual; habrá creyentes sencillos, de los que de hecho todavía creen que Jesús emprendió una ascensión real, una subida física y vertical, «hacia el cielo», que saldrán de la misa con la misma fe de siempre en la Ascensión, la misma que tuvieron nuestros abuelos, y los abuelos de sus abuelos.


Otros predicadores tratarán el tema de la ascensión con una calculada ambigüedad en sus palabras, de forma que no afirme explícitamtente la historicidad literal de «la subida», pero tampoco la cuestione; simplemente, dejarla ahí, y saltar por encima de ella para centrarse en el segundo tema, el del mandato misionero.
Una tercera actitud sería la de abordar el tema «agarrando el toro por los cuernos», es decir, haciendo caer en la cuenta a los fieles, explícitamente, de que hoy día, ser cristiano no implica en absoluto la necesidad de creer en una «subida física de Jesús» hacia ninguna parte. No vamos a extendernos aquí en un tema que requiere una explicación clara y detallada. Recomendamos más bien la lectura de este iluminador texto de Leonardo Boff, que puede ser tomado de la biblioteca de los Servicios Koinonía, aquí: http://www.servicioskoinonia.org/biblico/textos/ascension.htm Predicar claramente sobre estos elementos tan elementales, hacerlo con pedagogía y con delicadeza, sin brusquedad de «rompe y rasga», es algo que los fieles suelen agradecer –incluso explícitamente, yendo a la sacristía, tras la misa-. Recomendamos vivamente el texto también para utilizarlo en la reunión de estudio bíblico, o incluso para el estudio personal.

El tema del mandato misionero está asociado a la Ascensión por tradición. El final del evangelio de Marcos es el que asocia un mandato misionero de Jesús en el momento de «su despedida antes de partir para el cielo». Hoy sabemos que tal despedida-subida no es histórica, sino una genial composición literaria de Lucas, y que el capítulo final del evangelio de Marcos es añadido posterior, no original. Nada de ello daña en nada a la Misión, que no recibe su fuerza de que realmente fuera proclamada  precisamente en la escena de la Ascensión. La Misión tiene otro fundamento, ajeno a la historicidad de la escena de la Ascensión. Por eso no beneficia a la Misión justificarla con un procedimiento mítico: «Jesús, antes de subir al cielo para irse al lugar de donde habría venido, al despedirse, pidió a sus amigos asumir la misión, ahora en una nueva etapa, hacia los confines del mundo». Proceder así, con esta argumentación «mítica» -que ha sido una argumentación bien radicional, empequeñece la misión, porque rebaja sus fundamentos hasta la categoría del mito. Qué sea la misión y qué fundamento tenga, habrá de definirse desde otros fundamentos.
Podemos proclamar aquí, muy oportunamente, un principio conocido en el ámbito de «los nuevos paradigmas»: no necesitamos nuevas interpretaciones elaboradas desde los viejos presupuestos, sino propuestas nuevas pero desde presupuestos realmente nuevos. No refritos de los ingredientes de siempre, sino una teología realmente nueva, desde presupuestos nuevos, aunque pueda resultar chocante de entrada.

Nota: No hay capítulo de la serie «Un tal Jesús» que recoja este evangelio; puede utilizarse el capítulo 130.

En la serie «Otro Dios es posible», de los mismos hermanos López Vigil, el capítulo 57 se titula «¿Ascensión y asunción?». Puede ser utilizado en la reunión de grupo para suscitar el debate.

Para la revisión de vida

         ¿Estoy asumiendo la misión propia de mi identidad como bautizado/a en Cristo Jesús? ¿En qué doy verdadero «testimonio» de Jesús y de su Causa, y en qué no lo doy aún?
         ¿Qué me falta para madurar más en la fe? ¿Conozco suficientemente el Proyecto de Jesús? ¿Busco vivir por su Causa con la fuerza de su Espíritu y su experiencia de Dios Padre-Madre?
         ¿Qué señales doy de interés por los demás y por su liberación de esclavitudes o angustias, de sufrimientos, marginación, opresión o depresión?

Para la reunión de grupo

-               La ascensión del Señor, ¿fue un hecho histórico, físico, espiritual, teológico...?
-              Cuál es el mensaje fundamental del «misterio» de la ascensión?
-              La tierra es el único camino que tenemos para ir al cielo... Comentar esta célebre sentencia del famoso misionólogo P. Charles.
-              [El "texto complementario", de Boff, que referido más arriba, se presta muy fácilmente a ser utilizado como una sesión de estudio bíblico que involucre a varios temas fundamentales de la comprensión de la Biblia, así como otros respecto a la cosmovisión -cielo, tierra, tiempo, eternidad...-.]
-              Dice Lucas en Hch 1,3, que Jesús, después de resucitar, se dedicó con insistencia a hablar a sus discípulos acerca «del Reino de Dios»: ¿qué creemos que significaba eso para Jesús entonces, y para aquellos primeros discípulos; y qué significa para nosotros hoy? Compartamos nuestra opinión personal sobre ello.
-              En Mc 16,15-18 aparece esta promesa de Jesús: quienes crean el anuncio del Evangelio y se bauticen, ejercerán «poderes mesiánicos» liberadores, para destruir lo que amenaza y mata la vida. El texto simboliza esos poderes en estas «señales»: «expulsarán demonios, hablarán lenguas, agarrarán serpientes y, aunque beban veneno no les hará daño; curarán enfermos». ¿Qué pueden significar hoy los «demonios», las «lenguas», las «serpientes», los «venenos» y también la «imposición de manos»? ¿Cuáles deben o pueden ser las «señales» que hemos de dar hoy?

Para la oración de los fieles

-               Por las Iglesias, por el Papa, obispos, presbíteros, religiosas y religiosos y laicos y laicas, para que todos los bautizados en Jesucristo seamos fieles testigos suyos y de su Causa del Reino con la fuerza de su Espíritu: Oremos
-              Por todos los miembros de las comunidades cristianas, para que busquemos la madurez en la fe y en la gracia, a la medida de Jesús crucificado y resucitado, constituido Cabeza de la Iglesia: Oremos
-              Por los que viven y anuncian el Evangelio del Reino en las fronteras del dolor de los pueblos y de los sectores humanos más sufridos y excluidos de la vida, para que les apliquen el poder de Cristo, Mesías sufriente y resucitado, en signos de liberación e inclusión en la vida digna, justa y solidaria propia del Reino de Dios: Oremos
-              Por los más sufridos, olvidados y excluidos en nuestro país y en todo el mundo, para que la fuerza del amor del Espíritu de Jesús nos lleve a vivir una solidaridad que les abra caminos de esperanza real: Oremos
-              Por nuestro pueblo, para que todo él supere las injustas desigualdades y los odios, y crezcamos en paz verdadera, en puestos de trabajo y en vida justa y solidaria según el Proyecto del Dios de Jesús: Oremos
-              Por todas las personas que participamos en esta celebración, para que la ascensión del Señor sea nuestra victoria y todos vivamos la experiencia del poder transformante de Cristo resucitado: Oremos

Oración comunitaria


-              Dios Padre nuestro, al celebrar con gozosa esperanza la exaltación de tu amado Hijo Jesús, que fue crucificado por ser fiel a tu voluntad de vida digna para todos y todas, te pedimos que, con la fuerza del amor del Espíritu, le sigamos al servicio de tu Reino de justicia, de amor y de paz. Nosotros te lo pedimos inspirados en Jesús de Nazaret, hijo tuyo y hermano nuestro.
18 de mayo de 2015, lunes
Rafaela María Porras, Juan I

Hch 19,1-8: ¿Recibieron el Espíritu Santo al aceptar la fe?
Salmo 67: Cantemos a Dios un canto de alabanza
Jn 16,29-33: Tengan valor: yo he vencido al mundo



Parecería que los discípulos han comprendido por fin el misterio de Jesús. Consideran que habla claro y que no utiliza imágenes para enseñar. Manifiestan su fe en el Maestro. Sin embargo, la respuesta de Jesús tiene un doble filo. Por una parte les cuestiona la claridad de su fe, y por otra, les dice palabras de consuelo y esperanza. Jesús, consciente de que ha llegado la hora de “pasar de este mundo al Padre” por el camino de la cruz, anuncia a los discípulos la incertidumbre y, como consecuencia, la dispersión que van a sufrir por no comprender claramente el camino que ha emprendido su Maestro. Sin embargo, hay una nota de esperanza: el Padre permanecerá siempre con Jesús, sufrirá con él y le devolverá la vida. También los discípulos sufrirán la cruz, pero no estarán solos, porque él les comunicará la paz. Ellos vencerán, como Jesús ha vencido. Cuando perdemos el horizonte de la fe y nos hundimos en nuestras propias crisis, cuando no encontramos las respuestas que quisiéramos para los problemas, grandes o pequeños, sólo nos quedan estas palabras de Jesús: “para que tengas paz…, para que tengas valor…, yo he vencido al mundo”.



19 de mayo de 2015, martes
Pedro Celestino


Hch 20,17-27: Cumplo el encargo que me dio el Señor Jesús
Salmo 67: Cantemos a Dios un canto de alabanza
Jn 17,1-11a: Padre, dame gloria junto a ti



Durante muchos días hemos venido leyendo el evangelio de Juan. Estos textos se han caracterizado por el diálogo de Jesús con sus discípulos sobre su retorno al Padre, la promesa del Espíritu Santo, la unidad con el Padre y entre ellos, la tristeza – alegría, etc. Ahora cambia el tono. Este capítulo es lo que los especialistas han denominado “la oración sacerdotal u oración de Jesús por el Pueblo Santo”. Jesús “da cuenta al Padre” de la misión realizada. Los discípulos actúan como “testigos”. Ha llegado la hora de la glorificación. Jesús manifiesta que ha glorificado al Padre. Ahora pide al Padre que lo glorifique nuevamente junto a él. Intercede por sus discípulos, porque es consciente de que están en el mundo y, por lo tanto, expuestos a cualquier peligro y tentación. Pero no pide que les exima de su responsabilidad, sino que les dé la fuerza para enfrentar, como él, las adversidades del ambiente en que viven y actúan. Pidamos al Padre que también a nosotros nos dé valor para no claudicar ante tantas amenazas de todo género que atentan contra nuestra fe y nuestro compromiso evangelizador. 



20 de mayo de 2015, miércoles
Bernardino de Siena


Hch 20,28-38: Dios tiene poder para construirlos y darles parte en la herencia
Salmo 67: Cantemos a Dios un canto de alabanza
Jn 17,11b-19: Que sean uno como nosotros



Tres temas resuenan en esta oración, que están en continuidad con los textos anteriormente comentados. Primero, la unidad: Jesús pide la unidad para sus seguidores. Pero no cualquier tipo de unidad, sino de la misma naturaleza que la que él mantiene con el Padre. Sólo esa comunión íntima, profunda, existencial, puede garantizar la fidelidad. Es indudable que en el trasfondo del texto nos encontramos con una comunidad seriamente amenazada por rivalidades y fracturas a su interior. De ahí la insistencia del evangelista en la unidad como un don divino. Está luego el gozo: desde luego se trata del gozo que proviene del Espíritu; es decir, el gozo de sentirse plenamente hijo de Dios tal y como lo ha prometido Jesús; el gozo de sentirse salvado; el gozo de saber que se cuenta con la presencia “defensora” del Espíritu.
Y está, finalmente, la verdad: tema de gran relevancia en el evangelio de Juan. La verdad no sólo como claridad mental, sino como fidelidad y autenticidad de vida. Eso es lo que nos ofrece y nos pide el Señor hoy: unidad, gozo, verdad, fidelidad. En última instancia, es ser testigos fieles y gozosos de la verdad y la unidad, en un mundo saturado de mentiras y egoísmo tanto personal como estructural y colectivo.



21 de mayo de 2015, jueves
Felicia y Gisela


Hch 22,30; 23,6-11: Tienes que dar testimonio en Roma
Salmo 15: Señor, me enseñarás el sendero de la vida
Jn 17,20-26: ¡Que también ellos sean uno en nosotros



En la primera lectura, de los Hechos de los Apóstoles, nos encontramos con el episodio de Pablo acusado por las autoridades religiosas judías ante el comandante de la guarnición romana acantonada en Jerusalén. El oficial se da cuenta de que está ante un caso muy difícil. Por eso hace reunir al consejo judío, compuesto por saduceos y fariseos. Pablo aprovecha la composición religiosa heterogénea del sanedrín y suscita una discusión entre ellos, ganando el favor de los fariseos. El tema de la discusión es la resurrección de los muertos. Así, Pablo aprovecha las circunstancias para dar testimonio de Jesús en Jerusalén, en Cesarea y, finalmente, en Roma. Podemos decir que en Pablo se cumplen las palabras de Jesús que hemos venido reflexionando en el evangelio de Juan: está en el mundo, pero no es del mundo. La unión íntima con Jesús se convierte en fortaleza y sabiduría para enfrentar las acusaciones que le hacen sus adversarios.
Mantenernos unidos a Jesús, y en él al Padre, nos proporciona fuerza y valor para enfrentar las dificultades en la misión que nos ha confiado el mismo Jesús: el anuncio y testimonio del evangelio del reino.



22 de mayo de 2015, viernes
Joaquina Vedruna, Rita de Casia


Hech 25,13-21: Pablo da testimonio de Jesús resucitado
Salmo 102: Bendigamos al Señor, que es el rey del universo
Jn 21,15-19: Sí, Señor, tú sabes que te quiero



Pablo se tiene que enfrentar ahora ante el rey Agripa II, amigo personal del gobernador Festo. Este rey era hijo de Agripa I, que había perseguido a los cristianos de Jerusalén, y sobrino nieto de Herodes Antipas, ante quien compareció Jesús. Tal como lo había dicho Jesús de la suerte de sus seguidores, Pablo tiene que comparecer ante varios tribunales, tanto judíos como romanos. Pero aprovecha las oportunidades que tiene de hablar, para anunciar a Jesús resucitado. Podemos constatar cómo el Espíritu Santo actúa en la persona de Pablo para vivir la “pasión” que le corresponde como verdadero discípulo de Jesús. Desde una perspectiva diferente pero complementaria, Juan nos presenta la figura de Pedro como responsable de “cuidar las ovejas”. Pero no como propietario, sino como “administrador fiel”. Pedro debe cuidar del rebaño del Señor con solicitud, incluso hasta dar la vida como su maestro. El cristiano, como Pablo y como Pedro, está convocado a seguir las huellas del Maestro; a dar testimonio de él aun en los momentos de persecución, y estar dispuesto a entregar la vida por los que él le ha confiado. Como animador, catequista, evangelizador, agente de pastoral…, está llamado/a a dar testimonio de Jesús Resucitado.



23 de mayo de 2015, sábado
Desiderio


Hch 28,16-20.30-31: Vivió en Roma, predicando el reino de Dios
Salmo 10: Los buenos verán tu rostro, Señor
Jn 21,20-25: Este es el discípulo que da testimonio



Pedro y Pablo son figuras máximas, ejemplares, modelos supremos para los discípulos de todos los tiempos. Pablo, prisionero en Roma, por lo menos custodiado por un soldado romano, aprovecha las circunstancias para anunciar el evangelio a los judíos que viven en Roma. Como ha pasado en otras ocasiones, algunos aceptan su propuesta. Otros, por el contrario, se muestran escépticos y se alejan. Pablo cita a Isaías 6,9-10 para describir esta situación de resistencia al mensaje salvífico que les anuncia. Según la tradición, Pablo murió mártir en la persecución de Nerón del año 66. Pedro también sigue los pasos de Pablo, aunque con un estilo diferente. Pablo es el gran misionero itinerante, mientras que Pedro es la garantía de la estabilidad de la comunidad. Pero los dos son piezas fundamentales en la tarea de la evangelización. Muchos hombres y mujeres a lo largo de la historia del cristianismo han vivido experiencias similares a las de Pedro y Pablo, y han confirmado con su vida la autenticidad de su anuncio. América Latina posee un patrimonio martirial evangelizador sumamente valioso. Esta herencia de sangre mártir constituye un verdadero desafío para nosotros en las diversas situaciones en que realizamos el anuncio de la buena nueva.





Servicio Bíblico Latinoamericano
In italiano: http://www.peacelink.it/users/romero/parola.htm

Reciba gratuitamente este servicio por correo-e en castellano:
Para contactarnos: contacto@biblico.org

Servicio Bíblico Latinoamericano es uno de los Servicios Koinonia




No hay comentarios:

Publicar un comentario