domingo, 24 de mayo de 2015


Estamos casi en verano y en muchos coles hace un calor horrible, pues qué mejor que aprovecharlo y jugar con otro estilo.

A qué niño no le gusta jugar con agua, mojarse, saltar charcos, ver cómo caen gotitas, observar cómo un objeto flota o se hunde, realizar transvases de agua de un recipiente a otro, etc. Esta época es ideal para poner en juego todo lo que a los niños les divierte y, además, los estimula. 

Pero ¿qué pasa esos días, que los hay, que no hace tanto calor como para mojarse e ir caladito a casa? Pues la alternativa es jugar con arena. La manipulación, exploración y construcción con arena son actividades que estimulan al niño, lo entretienen y favorecen su desarrollo creativo e imaginativo.

Aquí van algunos juegos para esos días de intenso calor y de los que no hace tanto. ¡A divertirse y refrescarse!

JUEGOS CON AGUA

Llenando el recipiente

Separados en dos equipos, los niños deberán trasladar agua desde un recipiente a un contenedor grande. Gana el equipo que, al finalizar el tiempo, logró llenar el recipiente grande. El agua de un equipo podrá estar teñida de un color, y el agua del grupo contrario, de otro color: así se podrá identificar mejor al equipo ganador.

Mancha enjabonada

Con una esponja enjabonada, el niño que es mancha deberá perseguir a sus compañeros hasta tocarles una parte del torso (dejándole una mancha de jabón o espuma visible). El que es tocado, se convierte en mancha.
Al finalizar el juego, se podrá entregar una esponja a cada niño para que jueguen libremente.
Importante: Jugar sobre césped y con jabón líquido antialérgico. Dialogar antes con los niños y aclarar que está prohibido tocar los ojos.

Tiro al blanco

Colgar varios círculos de cartón en el patio, hacer líneas circulares alrededor y un círculo de color en el centro, iguales a los que se usan en los deportes de "tiro al blanco".
Los niños tendrán que acertar su puntería al centro del tablero, utilizando "bombas de agua" como dardos.

El Carnaval

El juego comienza utilizando botellas de plástico decoradas y agua. Se les entrega una a cada niño y se los deja jugar libremente y explorar. Se les explica que se puede mojar al compañero y mojarse uno mismo, siempre y cuando no tiren agua a los ojos ni, directamente, a la cara.
Importante: pedir permiso a las familias para jugar con agua, solicitar bañadores e indumentaria acorde y, desarrollar la actividad sobre césped.


JUEGOS CON ARENA

Jugando en el arenero

Desde construir castillos, torres o montañas, hasta manipular la arena seca, observar cómo se escapa entre los dedos o realizar trasvases de recipientes. Todas las actividades que se relacionen con el arenero estimulan los sentidos de los niños.

Buscando tesoros

El juego consiste en esconder un determinado número de objetos en el arenero. Luego, otro grupo de niños deberá excavar y encontrar en número de objetos perdidos.

A dibujar en la arena

Esparcir una pequeña cantidad de arena seca en el piso. Con un rastrillo, peine o palito, realizar dibujos, escribir números, palabras o letras. La arena seca permite borrar fácilmente los dibujos y realizar nuevos cuantas veces deseen. Otra alternativa es utilizar un rociador con agua para mojar y, en la arena húmeda, también realizar marcas, dibujos y letras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario