sábado, 30 de mayo de 2015


Jugar no sólo es divertido es también importante para el desarrollo y bienestar de las personas. Los niños y niñas aprenden a cada instante, de las enseñanzas de quienes los cuidan, de los que los rodea, del ejemplo de los demás, de las cosas que les suceden.

El juego es una de las experiencias más intensas de la niñez; a través de él se aprende a compartir con otros dándose inicio a la vida en comunidad. Jugando las emociones son intensas y la creatividad se desarrolla al máximo. Tal vez por lo anterior muchos de los buenos recuerdos de la infancia se relacionan con ellos, al igual que permiten el desarrollo de habilidades, actitudes y valores que perduran por toda la vida.

Hagamos juguetes divertidos es una cuadernillo que propone a las niñas, niños jóvenes y adultos que juntos elaboren juguetes y realicen actividades creativas. 

Consta de cuatro apartados: Qué hacer con una caja, Columpios, Qué hacer con los envases de plástico y Muñecos y títeres.

Pincha en la imagen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario