sábado, 30 de mayo de 2015

Frase del día, 30 mayo Stma. Trinidad: Jugando también se aprende Stma. Trinidad: Celebrando la Palabra de Dios con niños Stma. Trinidad: Misa con niños Stma. Trinidad: Guión Litúrgico Comentario al Evangelio de hoy, 30 mayo Evangelio del día, 30 mayo


Posted: 29 May 2015 10:05 PM PDT
Posted: 29 May 2015 10:04 PM PDT
Posted: 29 May 2015 10:03 PM PDT
Posted: 29 May 2015 10:02 PM PDT
Acogida
Hermanos y hermanas:
Si el domingo pasado concluíamos el tiempo de Pascua, hoy comenzamos el tiempo ordinario con la Solemnidad de la Santísima Trinidad.
En este día queremos contemplar a Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo, o lo que es lo mismo: un Dios que es familia, es comunidad, es amor y unión. Alabemos hoy a Dios con un espíritu abierto y agradecido porque este Dios nos ama y quiere nuestra salvación. Alabemos la grandeza y misericordia de Dios, nuestro Padre, agradezcámosle la vida nueva que nos ha dado en Jesucristo y sintámonos movidos por la fuerza del Espíritu que ha derramado en nosotros.  (Un cartel del “Gloria al Padre” o de “En el nombre del Padre”).

Peticiones de Perdón

Hemos comenzado la celebración de la Eucaristía "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo". Y a Dios, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo, pedimos perdón por nuestros fallos y pecados.
Tú, Dios, Padre misericordioso, a quien no siempre reconocemos como Señor de nuestras vidas.  Señor...
Tú, Hijo fiel, enviado para dar vida al mundo, al que no seguimos tus palabras y tu ejemplo. Cristo....
Tú, Espíritu, derramado en nuestro corazones, a cuyas inspiraciones no somos demasiado dóciles. Señor...

Monición a las lecturas

En la 1ª lectura escucharemos como Moisés exhorta al pueblo a reconocer que el Señor es el único Dios y a ponerlo en práctica  cumpliendo sus mandamientos. En el evangelio, Jesús envía a sus discípulos a anunciar el evangelio y bautizar sabiendo que Dios está siempre con nosotros. La carta a los Romanos nos recuerda que hemos recibido el Espíritu que nos hace hijos de Dios.

Peticiones
Con confianza de hijos, presentemos a Dios, nuestras súplicas, diciendo:
- Escúchanos, Padre.
- Para que la Iglesia transmita a todos que Dios es nuestro Padre. Oremos.
- Para que los que sufren sientan el amor de Dios por nuestra cercanía y apoyo. Oremos.
- Para que descubramos a Dios en la vida y en las personas. Oremos.
- Para que seamos testigos del mensaje salvador de Dios. Oremos.
- Para que seamos la mano cariñosa y cercana de Dios a los que lo pasan mal. Oremos. 
- Para que participemos en la Eucaristía todos los domingos. Oremos.
- Para que se nos note que somos hermanos de todos. Oremos.
- Para que Dios bendiga a nuestros familiares y amigos. Oremos.
- Yo te pido por los niños y jóvenes que aún no han conocido a Jesús en sus vidas. Oremos.


Ofrendas

TRES ANILLOS: Con estos tres anillos entrelazados queremos representar la unidad y el amor que existe entre el Padre, el Hijo y el Espíritu. Sólo el amor es capaz de explicar tan enorme misterio.
PUZZLE DE DL MUNDO: La realidad de un mundo roto lo queremos representar en estos trozos de papel, en este puzle del mundo. Sólo el amor nos salvará. Sólo el amor hará que el mundo sea un lugar donde merezca la pena vivir. El amor a Dios y a los demás es la clave para armonizar este mundo.
PAN Y VINO: Con el pan y el vino queremos anunciar, ya desde ahora, la gran fiesta del Corpus Christi que celebraremos el próximo domingo. Damos gracias a Dios porque, la Eucaristía, nos da la fuerza para vivir en comunión con Dios y, luego, con los demás.

VIDEOS 9º ORDINARIO-B STMA. TRINIDAD Credo, canto: 
https://www.youtube.com/watch?v=z0B0bJ-6r-8&list=PL646FE3A66EF6373F&index=18
Sí se puede, reflexión:
 https://www.youtube.com/watch?v=fNTJlaUx7-w
Mt. 28,16-20, película: 
https://www.youtube.com/watch?v=PO9NE7F2_PY
 
Posted: 29 May 2015 10:01 PM PDT
Descargar

Guión litúrgico Festividad de la Santísima Trinidad
 
Posted: 29 May 2015 09:58 PM PDT


Queridos amigos:
En el Evangelio de hoy le preguntan a Jesús “con qué autoridad” hacía las cosas y “quién le había dado tal autoridad”. Cuando la autoridad nace del cargo que uno ocupa, del poder que tiene, del dinero que posee y de la fama, normalmente esta autoridad se impone y busca el dominio del otro; intenta subyugarlo, controlarlo y tenerlo amarrado. El poder, el dinero y la fama buscan privilegios, e incluso intentan controlar a Dios.
Hay también otra autoridad que busca la dignificación y la promoción de las personas; su objetivo es el crecimiento y desarrollo de las personas; y se ejerce en servicio a los demás sin buscar su propio beneficio personal y social. Es la autoridad de quien ha comprendido que “mandar es servir” y la ejerce con amor sin usar la fuerza y buscando convencer más que imponer.
Existe además la autoridad moral: el propio testimonio de vida. Jesús decía “si no me creen a Mí, crean a mis obras, pues ellas hablan de Mi”. Es la autoridad de quien ha hecho de su vida un servicio desinteresado a los pobres y excluidos, e incluso ha dado su propia vida por su liberación total. Es la autoridad del testimonio verdadero y nítido de la persona de bien que se conoce por sus obras, porque “un árbol bueno no da frutos malos, y un árbol malo no da frutos buenos”.
En este mundo de las comunicaciones globales qué importantes son los gestos de bondad, misericordia y amor; producen espontáneamente reacciones y sentimientos positivos. Ya se dice que “un gesto vale por mil palabras”. Es la evangelización más convincente porque como decía el Beato Pablo VI “el mundo de hoy escucha con más gusto a los testigos”. San Pablo decía a los cristianos de Tesalónica: “ustedes, hermanos, no se cansen de hacer el bien”.
Amiga y amigo lector: nuestra fuerza –autoridad- está en el amor y en hacer el bien. Ojalá también hoy puedan decir de nosotros, cristianos del siglo XXI, lo mismo que decían de los cristianos del siglo primero “Mirad cómo se aman. Hermanos qué tenemos que hacer para ser como ustedes”. El libro del Eclesiástico decía de los hombres de bien: “Hagamos el elogio de los hombres de bien…Hay quienes no dejaron recuerdo y acabaron al acabar su vida, fueron como si no hubieran sido… No así los hombres de bien: su esperanza no se acaba, sus bienes perduran en su descendencia, su heredad pasa de hijos a nietos… Su recuerdo dura por siempre, su caridad no se olvidará” (44, 1.9-13).
José Luis Latorre, Misionero Claretiano
 
Posted: 29 May 2015 09:57 PM PDT

Lectura del santo evangelio según san Marcos (11,27-33):

En aquel tiempo, Jesús y los discípulos volvieron a Jerusalén y, mientras paseaba por el templo, se le acercaron los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos y le preguntaron: «¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?»
Jesús les respondió: «Os voy a hacer una pregunta y, si me contestáis, os diré con qué autoridad hago esto: El bautismo de Juan ¿era cosa de Dios o de los hombres? Contestadme.»
Se pusieron a deliberar: «Si decimos que es de Dios, dirá: "¿Y por qué no le habéis creído?" Pero como digamos que es de los hombres...» (Temían a la gente, porque todo el mundo estaba convencido de que Juan era un profeta.)
Y respondieron a Jesús: «No sabemos.»
Jesús les replicó: «Pues tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto.»

Palabra del Señor

No hay comentarios:

Publicar un comentario