viernes, 15 de mayo de 2015

Frase del día, 15 mayo Día internacional de la familia, 15 mayo La Ascensión, un mensaje para el hombre de hoy San Isidro, labrador. Evangelio 15 mayo


Posted: 14 May 2015 10:51 PM PDT


Posted: 14 May 2015 10:33 PM PDT
LA ASCENSIÓN, UN MENSAJE PARA EL HOMBRE DE HOY

Con la Ascensión del Señor a los cielos, se consuma la Encarnación del Verbo que ha glorificado en sí la naturaleza humana que había asumido para redimirla: en Cristo, “nuestra naturaleza ha sido tan extraordinariamente enaltecida que participa de tu misma gloria” (oración después de la comunión). En la Ascensión encontramos la clave del sentido de la vida y de la dignidad del hombre, llamado a participar de la gloria de Cristo. Por lo tanto, el Evangelio es un mensaje también para el hombre de hoy, tan necesitado de encontrar el sentido de su vida, y de unos valores que configuren su existencia. Desde la Eucaristía de hoy nos sentiremos enviados a predicar el Evangelio a todo el mundo: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación”.

-CRISTO INTERCEDE POR NOSOTROS COMO SACERDOTE
La presencia de Cristo glorificado a la derecha del Padre es una presencia de intercesión sacerdotal por todos nosotros. No estamos solos en el camino de la vida. La Iglesia evangeliza siempre actuando el Señor con ella. Es el que confirma la Palabra con los signos que nos acompañan (cf. evangelio). El es por tanto el autor de la santidad y de la gracia que se nos da en los sacramentos: “Habiendo entrado una vez para siempre en el santuario del cielo, ahora intercede por nosotros, como mediador que asegura la perenne efusión del Espíritu” (Prefacio para después de la Ascensión).

-SE HA QUEDADO CON NOSOTROS PARA SIEMPRE
La Eucaristía es el signo eficaz de esa intercesión sacerdotal de Cristo junto al Padre y de su presencia viva junto a su Iglesia. En la celebración eucarística de hoy se cumplirá la promesa de Jesús: “Sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (antífona de la comunión). Cristo, efectivamente, “está siempre presente a su Iglesia, sobre todo en la acción litúrgica. Está presente en el sacrificio de la misa sea en la persona del ministro, ofreciéndose ahora por el ministerio de los sacerdotes el mismo que entonces se ofreció en la Cruz, sea sobre todo bajo las especies eucarísticas (…). Está presente en su Palabra, pues cuando se lee en la Iglesia la Sagrada Escritura, es El quien habla. Está presente, por último, cuando la Iglesia suplica y canta salmos…” (Constituci6n sobre la Liturgia, n° 7).
Siendo un día de clara confesión de la fe de la Iglesia en la divinidad de Jesucristo, cuidaremos especialmente todos los signos y palabras que expresen ese reconocimiento de que Cristo es Dios: procuraremos cantar el “Gloria” precedido de una monición que subraye su carácter de alabanza a Cristo como Dios. En la consagración expresaremos nuestra adoración con los signos oportunos; también cuidaremos la veneración del Evangeliario.

-EL SEÑOR VOLVERÁ
“El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo volverá como le habéis visto marcharse” (antífona de entrada). El Señor volverá. Este mensaje del día de la Ascensión mantiene viva la esperanza de la Iglesia en su camino a lo largo de los siglos. Forma parte esencial del mensaje evangelizador. Una evangelización que prescindiera de esta dimensión de la vuelta del Señor al final de los tiempos, sería una falsa evangelización.
El Señor volverá al fin de los tiempos para consumar definitivamente lo que ha comenzado a gestarse en su Ascensión: nuestra entrada definitiva en la casa del Padre: “… la ascensión de Jesucristo, tu Hijo, es ya nuestra victoria, y donde nos ha precedido él, que es nuestra cabeza, esperamos llegar también nosotros como miembros de su cuerpo” (oración colecta). “Fue elevado al cielo para hacernos compartir su divinidad” (Prefacio II de la Ascensi6n del Señor). Con El, que es nuestra Cabeza podemos decir que ya hemos entrado en el cielo; sólo falta que, a lo largo de los siglos, por la acción evangelizadora de la Iglesia, se vaya cumpliendo el misterio de la Redención para cada generación: “… hasta que lleguemos todos a la unidad en la fe y en el conocimiento del Hijo de Dios, al hombre perfecto, a la medida de Cristo en su plenitud” (segunda lectura).

ÁNGEL GOMEZ
 
Posted: 14 May 2015 10:28 PM PDT
“Nadie os quitará vuestra alegría”. ¡Qué preciosa promesa del Señor! ¡Cuánto nos cuesta acabar de creerla! ¡Con qué facilidad la olvidamos! La fe en Cristo resucitado no conoce la palabra “adiós” porque no existen las despedidas definitivas; utiliza las palabras “hasta luego” o “hasta la vista”. Es lo que intenta explicarnos hoy Jesús en el evangelio de Juan cuando se despide provisionalmente de sus discípulos. No se va para siempre, no abandona a los suyos, por ello la tristeza debe ser pasajera, porque su ausencia es provisional.
Es verdad que a veces vivimos tristes, como si el Señor no estuviera a nuestro lado, como si fuéramos huérfanos. No es cierto. El Señor le recuerda hoy a Pablo en la primera lectura: “No temas, sigue hablando y no te calles, que yo estoy contigo, y nadie se atreverá a hacerte daño…” El incansable misionero se encuentra en Corinto, una ciudad muy variada y cosmopolita, de grandes diferencias sociales e inmoralidades; la ciudad de sus amores que tantos quebraderos de cabeza le trajo y en la que dedicó año y medio de su vida a anunciar la Buena Noticia. Ciudad en la que nació, después de varios rechazos, una de las comunidades más importantes e influyentes de la Iglesia primitiva. Si Pablo se hubiera rendido, su trabajo no hubiera dado su fruto. Pero no se dio por vencido porque creyó y sintió que el Señor estaba con él.
También lo sintió el santo madrileño que hoy recordamos, san Isidro. Un labrador de profunda fe y oración diaria que ayudaba a los pobres con sus escasos recursos. Testigos que nos recuerdan que estas promesas del Señor son verdaderas.
No permitamos que nada ni nadie nos robe la alegría de sentirnos amados por Dios. Para ello hemos de grabar a fuego en nuestro corazón esta sentencia del Señor para evitar que la tristeza inunde nuestro ser. Ora hoy con ella: “nada ni nadie me quitará la alegría de saberme amado por Dios”. No hay mayor gozo.
Vuestro hermano en la fe:  
Juan Lozano, cmf.
 
Posted: 14 May 2015 10:27 PM PDT

Lectura del santo evangelio según san Juan (16,20-23a):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Os aseguro que lloraréis y os lamentaréis vosotros, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría. La mujer, cuando va a dar a luz, siente tristeza, porque ha llegado su hora; pero, en cuanto da a luz al niño, ni se acuerda del apuro, por la alegría de que al mundo le ha nacido un hombre. También vosotros ahora sentís tristeza; pero volveré a veros, y se alegrará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestra alegría. Ese día no me preguntaréis nada.»

Palabra del Señor

No hay comentarios:

Publicar un comentario