sábado, 18 de abril de 2015

REFLEXIÓN-DOMINGO 3º DE PASCUA. B. 19 de abril de 2015 por José-Ramón Flecha Andres,


EL DÍA DEL PERDÓN

“Arrepentíos y convertíos para que se borren vuestros pecados”. Con esas palabras se cierra el discurso que Pedro dirige a las gentes de Jerusalén según el texto de los Hechos de los Apóstoles que hoy se proclama en la celebración de la misa (Hech 3, 19).
Antes de esa exhortación, Pedro ha acusado a las gentes de su comportamiento con Jesús de Nazaret. Tres son los motivos de su acusación:
• Entregar a Jesús a las manos de Pilato, cuando el procurador romano había ya decidido ponerlo en libertad.
• Rechazar a Jesús, al que Pedro tiene que calificar necesariamente como el Santo y el Justo.

• Pedir a Pilato el indulto de un asesino,  mientras que optaron por entregar a la muerte al autor de la vida.
Si bien se mira, esas tres acusaciones no han perdido vigencia. También hoy se ignora la bondad y se glorifica la maldad, se desprecia la vida y se legaliza la muerte, se aplasta al inocente y se honra públicamente a los asesinos.      

UN MUNDO NUEVO

El evangelio de este domingo tercero de Pascua  (Lc 24, 35-48) está lleno de contrastes entre  la actitud de los discípulos de Jesús y la realidad de su resurrección y de su mensaje. 
• Los discípulos de Jesús confunden a Jesús con un fantasma. Pero el miedo a los fantasmas no les permite descubrir la verdad de la vida y la presencia de Jesús. 
• Frente a las dudas que surgen entre los discípulos, Jesús les ofrece la paz y la seguridad, los libera de la ilusión y del temor y les abre a la esperanza. 
• Los discípulos de Jesús son incapaces de comprender el sentido de la muerte de Jesús. Pero él les abre su entendimiento para que puedan recordar y comprender las Escrituras.
También en nuestra vida Cristo viene a crear la novedad. Como dice el Papa Francisco, “La resurrección de Cristo provoca por todas partes gérmenes de ese mundo nuevo; y aunque se los corte, vuelven a surgir, porque la resurrección del Señor ya ha penetrado la trama oculta de esta historia, porque Jesús no ha resucitado en vano” (“Alegría del Evangelio”, 278).

TESTIGOS DEL PERDÓN

La última frase de Jesús es un espléndido resumen de lo que ha de ser la misión y la tarea de la Iglesia y de cada uno de los creyentes:
• “Estaba escrito que el Mesías padecerá y resucitará de entre los muertos”.  Su pasión no debe ser para los creyentes fuente de escándalo ni motivo de burla para los incrédulos. Y su resurrección no debe  sumirnos en la duda. Es preciso creer en las Escrituras.
• “En nombre del Mesías se predicará la conversión y el perdón de los pecados”. Él Señor no resucita para condenarnos ni para condenar al mundo. Él nos ofrece su perdón y quiere que lo anunciamos a todos los que desean convertirse de sus pecados.
• “Los discípulos han de ser testigos de esto”.  No somos enviados como testigos de la cólera, la venganza o el castigo de Dios. Somos los testigos de su ternura y de su misericordia.
- Señor Jesús, tú vienes a nuestro encuentro, nos deseas la  paz y nos constituyes en testigos de tu presencia y de tu perdón. Danos tu luz para ser fieles a esa misión. Amén. Aleluya
José-Román Flecha Andrés

No hay comentarios:

Publicar un comentario