miércoles, 8 de abril de 2015

Combatir el cáncer está en el corazón de las empresas

Combatir el cáncer está en el corazón de las empresas

La Fundación Sandra Ibarra es una asociación que reconoce la labor solidaria de las compañías
Nuria Fernández Gámez. Madrid
La definición de 'empresa' que la Real Academia Española (RAE) da es que se trata de una unidad de organización dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos. Una explicación que ya queda obsoleta, porque hoy por hoy no son ‘máquinas de dar dinero’ sino que además trabajan por el bien de la población. De ello puede dar constancia la Fundación Sandra Ibarra que lleva años otorgando un sello de solidaridad a todas aquellas que se suman a la lucha y a las que la palabra responsabilidad social corporativa (RSC) supone más que imagen de empresa. 


"LAS POLÍTICAS DE RSC DEBEN FORMAR PARTE DEL CALENDARIO DE UNA EMPRESA"
Desde la fundación intentan hacer proyectos a medida de cada una de las compañías para que los financien. Hoy por hoy son casi 70 empresas solidarias, divididas por la categorización de ‘Corazón Diamante’, ‘Corazón de Oro’ y ‘Corazón de Plata’ por los fondos que cada una ha aportado. Se trata de ganar un broche que demuestre su solidaridad con el cáncer y con los pacientes. Asimismo, consiguen mayor reputación social, avanzar en asuntos como el voluntariado y motivar a otras empresas a que se sumen a la causa. En definitiva, es un 'We win', una victoria doble porque las entidades ganan y la fundación consigue apoyos.

“Las empresas trabajan la RSC porque hay que devolverle a la sociedad lo que ésta te da”, ha explicado a este medio la presidenta de la organización, Sandra Ibarra. En la actualidad, esta asociación cuenta con todas esas marcas solidarias que ya se han unido en la lucha contra el cáncer porque es una enfermedad “de nuestro siglo”.

Por otro lado, Ibarra ha propuesto que las políticas de RSC estén absolutamente integradas y que formen parte del calendario de una entidad. “Nosotros lo que intentamos es que no parta solo de la cúpula directiva sino que los propios trabajadores sientan suyo el proyecto”, ha aclarado.  

Seguir adelante

La asociación es una organización sin ánimo de lucro que nació del compromiso de su fundadora, Sandra Ibarra, cuyo objetivo principal ha sido desarrollar este “paraguas” en el que cobijar los proyectos por el cáncer. Durante estos años han entregado becas de investigación científica y multitud de campañas de prevención y concienciación. No obstante, desean seguir dando “continuidad a lo que ya tenemos”.

Por el momento, “estamos buscando nuevos compañeros de viaje para seguir generando estrategias que consoliden los proyectos”, ha manifestado Ibarra. Pero sobre todo seguirán transmitiendo la filosofía de ser “transformadores de la sociedad” porque como ha concluido la presidenta “los pequeños gestos importan” y en el caso del cáncer conseguir que se cure beneficiará a todos.

INFORMACIÓN RELACIONADA

No hay comentarios:

Publicar un comentario