miércoles, 15 de abril de 2015

Vía Crucis, de Pablo VI, de la mano de santa Teresa de Jesús «Tomemos, hermanos, su Cruz»

Introduction
El cabido de la Cruz es el camino de la vida. La Cruz es el centro del misterio de la salvación, del sobreabundante amor de Dios, el cual, amándonos, nos ha entregado su Hijo. Siguiendo a Cristo, reco­rremos el itinerario del dolor que culmina en ale­gría, de la crucifixión que prepara la Resurrección, de la muerte que se transforma en vida. Hagamos este Vía Crucis en comunión con la Iglesia, en la cual se renueva perennemente él martirio de su Maestro y Esposo. La Palabra de Dios, la voz de santa Teresa de Jesús, madre de los Espirituales, la súplica de la Liturgia nos ayudan a vivir la gracia del misterio de la Pasión.
Dice el apóstol san Pedro: ,
«Agrada a Dios que, por consideración a Él, so­porte uno las ofensas, padeciendo injustamente. Pues, ¿qué gloria tendréis si, delinquiendo y siendo golpeados, aguantáis? Pero si, haciendo el bien; aguantáis padeciendo, esto es lo grato a Dios. Pues para esto fuisteis llamados, ya que también Cristo padeció por vosotros y os dejó ejemplo para que sigáis sus pasos» (1P 2, 19-21).
Santa Teresa:
«No ha de faltar cruz en esta vida; aunque más hagamos, si-somos del bando del Crucificado. El verdadero amigo, de quien hemos de hacer cuenta es Dios». «Es necesario comenzar con determi­nación de llevar camino de cruz desde el princi­pio, pues el mismo Señor mostró este camino de perfección diciendo: Toma tu cruz y sígueme. Él es nuestro dechado; no hay que temer quien, por sólo contentarle, siguiere sus consejos» (Carta 19,4: Vida 15,13)


Oremos
- Infunde en nosotros; Señor, la sabiduría de la Cruz, que ha iluminado a tus santos, para que nos unamos plenamente a Cristo y colaboremos en la 4glesia por la salvación del mundo. Por Cristo nues­tro Señor. Amén.

Primera Estación
Jesús, condenado a muerte
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Palabra de Dios:
«Estaba como manso cordero que, sin saber­lo, era llevado a degollar, pues habían tramado contra mí una conjura diciendo: Destruyamos el árbol con su vigor y extirpémosle de la tierra de los vivos, y no se hará más memoria de su nom­bre». (Jer 11,19).
«Pilato, queriendo dar satisfacción a la plebe, les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de haberle azotado, lo entregó para que le crucificasen» (Mc 15, 15).
Santa Teresa:
«Estáse ardiendo el mundo. Quieren tornar a sin­tenciar a Cristo, pues le levantan mil testimonios y quieren poner su Iglesia por el suelo. ¡Oh, Padre eterno! Mirad que no son de olvidar tantos azotes e injurias. ¿Siempre que tornamos a pecar lo ha de pagar este amantísimo Cordero? No lo permitáis, Señor. Os lo suplico por quien Vos sois: habed lás­tima de tantas almas como se pierden y favoreced --- vuestra Iglesia. No permitáis ya mas daños en la cristiandad» (Camino,1 y 3).
Oremos
Señor Jesucristo, que fuiste conducido al su­plicio dila cruz para la redención del mundo, por tu bondad perdona nuestras culpas pasadas y presérvanos de las futuras. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
Padre­nuestro...

Segunda Estación
Jesús con la Cruz a cuestas
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Que por tú Santa Cruz redimiste al mundo.
Palabra de Dios:
«Pero fue Él, ciertamente, quien soportó nuestros sufrimientos y cargó con nuestros dolores, mientras -que nosotros le tuvimos por castigado, herido por Dios y abatido. Fue traspasado por nuestras iniqui­dades y molido por nuestros pecados. El castigo de nuestra paz fue sobre Él y en, sus llagas hemos sido curados» (Is 53, 4-5).
«Tomaron, pues, a Jesús, que, llevando su cruz, salió al sitio llamado Calvario, que en hebreo se dice Gólgota» (Jn 19,17).
Santa Teresa:
«A los que Dios mucho quiere, lleva por camino de trabajos, y mientras más los ama, mayores. El premio de los trabajos es el amor de Dios. Por tan precioso precio, quién no los amara?» (Camino 18,1; Carta, S.31,2).
Oremos
Escucha, Señor, nuestras súplicas, concédenos la gracia de imitar la pasión de tu Hijo, para sobre­llevar con serena firmeza nuestra cruz cotidiana. Por Cristo nuestro Señor. Amén. 
Padrenuestro...

Tercera Estación
Jesús cae por primera vez
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Palabra de Dios:
«He dado mis espaldas a los que me herían, y mis mejillas. a los que mesaban mi barba. Y no escondí mi rostro ante las injurias y los salivazos» (Is 50, 6)
«En verdad, en verdad os digo que, si el grano, de trigo no cae en la tierra .y muere, quedará solo; pero si muere, dará mucho fruto» Un 12, 24).
Santa Teresa:
«Es muy buen amigo Cristo, porque le miramos hombre y vémosle con flaquezas y trabajos, y es compañía. Es muy fácil hallarle cabe sí. Siempre que pensemos en Cristo, es bien nos acordemos del amor con que nos hizo tantas mercedes, y cuán grande nos le mostró Dios en darnos tal prenda del que nos tiene: que amor saca amor» (Vida 22, 10-14).
Oremos
Padre misericordioso, que redimiste al mundo con la pasión de tu Hijo, haz que tu Iglesia se ofrez­ca a ti como sacrificio vivo y santo, y experimente siempre la plenitud de tu amor. Por Cristo nuestro Señor. Amén.
Padrenuestro...

Cuarta Estación
Jesús encuentra a su Madre
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Palabra de Dios:
«Y ahora dice Yahvé, el que desde el seno materno me formó para• siervo suyo, para devolverle a Jacob, para congregarle a Israel, pues soy honrado a los ojos de Yahvé y mi Dios es mi fuerza. Digo: Ligera cosa es para mí que seas mi siervo, para restablecer las tribus de Jacob y reconducir a los salvados de Israel. Yo te he puesto para luz de las gentes, para llevar mi salvación hasta los confines de la tierra» (Is 49, 5-6).
«Simeón los bendijo y dijo a María su madre: Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción, y a ti mis­ma encrespada te atravesara el alma, a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones» (Lc 2, 34-35).
Santa Teresa:
«Es larga la vida, y hay en ella muchos trabajos, y hemos menester mirar a nuestro dechado, Cristo, cómo los pasó. Es muy buena compañía el buen Jesús para no apartarnos de ella, y su sacratísima Madre, y Él gusta mucho de que nos dolamos de sus penas» (Moradas 6,7,13).
Oremos
Jesús, salvador del mundo, que, muriendo, has destruido la muerte y, resucitando, nos has devuelto la vida, por intercesión de tu Madre, consoladora de los afligidos, consuélanos en tu divina consolación, para que, confortados por Ti, infundamos la alegría a los que sufren el dolor. Tú que vives y reinas por los siglos de 1d1 siglos. Amén.
Padrenuestro...

Quinta Estación
El Cirineo ayuda a Jesús a llevar la Cruz
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. R. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Palabra de Dios:
«Si alguno quiere venir en pos de mí; niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará» (Mc 8, 34-35).
«Cuando le llevaban, echaron mano de un tal Si­món de Cirene, que venía del campo, y le cargaron la cruz para que la llevara detrás de Jesús» (Mc 23, 26).
Santa Teresa:
«Juntas andemos, Señor: por donde fuereis tengo de ir. Tomemos, hermanos, su cruz. No hagáis caso de lo que dijeren. Tropezando, y aun cayendo como Él, no os apartéis de la cruz ni la dejéis. Ya se sabe: quien quiera gozar del Crucificado, ha de pasar cruz» (Camino 26, 7; Carta S.233, 7).
Oremos
Dios todopoderoso, mira a la Humanidad extenuada por su debilidad mortal, y haz que recobre la vida por la Pasión de tu único Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
Padre­nuestro...

Sexta Estación
La Verónica enjuga el rostro a Jesús
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Palabra de Dios:
«No tenía apariencia ni presencia; le vimos y no " tenía aspecto que pudiésemos estimar. Despreciable y desecho de hombres, varón de dolores y sabedor de dolencias, como uno ante quien se oculta el rostro, despreciable y no le tuvimos en cuenta» (Is 53, 2-3).
«El que le iba a entregar les había dado esta con­traseña: Aquel a quien yo de un beso, ése es; prende­dlo y llevadlo con cautela. Nada más llegar se acerca a Él y le dice: Rabí, y le besó» (Mc 14, 44-45).
Santa Teresa:
«Cuando pienses en el Señor, o en su vida y Pa­sión, acuérdate de su mansísimo y hermoso rostro, que es grandísimo consuelo. Será como un recuerdo suave que cale en tu memoria. Podrá llegar a quedar tan esculpida en tu mente esta imagen gloriosísima, que jamás se borre de ella hasta que la veas adonde para sin-fin la puedas gozar» (Moradas 6, 9,14-3).
Oremos
Mira, Padre, el rostro de tu Hijo Jesucristo, que se entregó para la salvación de la Humanidad; y haz que del Oriente al Occidente sea glorificado su nombre entre los pueblos, y en todas las partes del mundo se ofrezca a Ti el único sacrificio perfecto. Por Cristo nuestro Señor. Amén.
Padrenuestro...

Séptima Estación
Jesús cae por segunda vez
V. Te adorarnos, Cristo, y te bendecirnos.
R. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Palabra de Dios:
«Él ha sido herido por nuestras rebeldías, molido por nuestras culpas. El soportó el castigo que nos trae la paz, y con sus cardenales hemos sido cura­dos. Todos nosotros como ovejas erramos, cada uno marchó por su camino, y Yahvé descargó sobre él la culpa de todos nosotros» (Is 53, 56).
«Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra, y oraba así: Padre mío, si es posible, que pase de mí este cáliz, pero no sea como yo quiero, sino como quieras tú» (Mt 26, 39).
Santa Teresa:
«Tiene en tanto este Señor nuestro que le queramos y procuremos su compañía que una vez y otra o nos deja de llamar que nos acerquemos a Él… Abrazamos con la cruz que Jesús llevo sobre si, y entended que ésta ha de ser vuestra empresa el que más pudiere padecer, que padezca más por Él, y será mejor librado» (Moradas 2, 1, 2-7).
Oremos
Dios Omnipotente y eterno, que has dado a los hombres como modelo .a Cristo tu Hijo, nuestro Sal­vador, hecho hombre y humillado hasta la muerte de cruz, haz que tengamos siempre presente la en­señanza de su Pasión para participar en la gloria de la Resurrección. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
Padrenuestro...

Octava Estación
Jesús consuela a las mujeres de Jerusalén
V Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Que por tu Santa. Cruz redimiste al mundo.
Palabra de Dios:
«¿De qué se queja el hombre? ¡Que sea hombre contra sus pecados! Examinemos nuestros cami­nos, escudriñémoslos, y convirtámonos a Yahvé» (Lam 3, 39-40).
«Le seguía una gran multitud de pueblo y mu jeres que se dolían y lamentaban por Él. Jesús, volviéndose a ellas dijo: Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí: llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos» (Lc 23, 27-28)
Santa Teresa:
«En la hora del dolor, mirad a Jesús camino del huerto, o atado a la columna, puesto en tanta sole­dad: el uno con el otro os podéis consolar. O miradle cargado con la cruz, que aún no le dejaban hartar de huelgo. Os mirara Él con unos ojos tan hermosos y piadosos, y olvidara sus dólares por consolar los vuestros, sólo porque os vais con Él y volváis la ca­beza a mirarle» (Camino 26, 5).
Oremos
Perdona, Señor, nuestros pecados, y por tu mi­sericordia rompe las cadenas que nos tienen pri­sioneros a causa de nuestras culpas, y guíanos a la libertad que Cristo nos ha conquistado. Él que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
Pa­drenuestro...

Novena Estación
Jesús cae por tercera vez
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Palabra de Dios:
«Vosotros, todos los que pasáis por el camino, mirad y ved si hay dolor semejante: al dolor que se me inflige, con el que Yahvé me ha herido el día de su ardiente cólera» (Lam 1,12).
«Venid a mí todos los que estáis fatigados y car­gados y yo os aliviare. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallareis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera» (Mt 11, 28-30)•
Santa Teresa:
«En la vida, todos llevan sus cruces, aunque di­ferentes; que por este camino que fue Cristo han de ir los que le siguen, si no se quieren perder; y ¡bienaventuradas cruces, que aun acá en la vida tan sobradamente se pagan!» (Vida 11, 5).
Oremos
Oh Dios, que das fortaleza a los débiles y perse­verancia a los creyentes, concédenos la comunión de fe y amor con tu Hijo muerto y resucitado, para compartir la alegría plena de tu reino. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.
Padrenuestro...

Décima Estación
Jesús, despojado de sus vestiduras
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Palabra de Dios:
« ¿Por qué está de rojo tu vestido y tu ropaje como el de un lagarero? El lagar he pisado yo solo; de mi pueblo no hubo nadie conmigo. Lo pisé con ira, lo pateé con furia y salpicó su zumo mis vestidos y toda mi vestimenta he manchado» (Is 63,2-3).
«Jesús decía: Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen. Se repartieron sus vestidos echando a suertes» (Lc 23, 34).
Santa Teresa:
«Quiere el Señor que en la vida no falte el sufrimiento, para probar a sus amadores y saber si podrán beber el cáliz y ayudarle a llevar la cruz. Padecer quiero, Señor, pues Vos padecisteis. Cúm­plase en mí de todas maneras vuestra voluntad» (Vida 11,11-12).
Oremos
Que tu misericordia, Señor, nos libre del peso de la antigua esclavitud del pecado, revistiéndonos dela novedad de tu vida. Por Cristo nuestro Señor. Amén.
Padrenuestro...
Undécima Estación
Jesús es crucificado
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Palabra de Dios:
«Fue oprimido, y Él se humilló y no abrió la boca, como un cordero al degüello era llevado, y como oveja que ante los que la trasquilan está muda, tampoco Él abrió la boca. Tras arresto y juicio fue arrebatado, y de su causa ¿quién se preocupa? Fue arrancado de la tierra de los vivos; por nuestras rebeldías fue entregado a la muerte» (1s 53, 7-8).
«Era la hora tercia cuando le crucificaron. Con Él crucificaron a dos salteadores, uno a su derecha y otro a su izquierda. Y los que pasaban por allí le insultaban, meneando la cabeza y diciendo: ¡Eh, tú!, que destruyes el santuario y lo levantas en tres días, ¡sálvate a ti mismo bajando de la cruz!» (Mc 15, 25-27.29-30).
Santa Teresa
« ¿Sabéis que es ser espirituales de veras? Ha­cerse esclavos de Dios, a quienes pueda vender por esclavos de todo el mundo, como Él lo fue. Y si a esto nos señala Dios con su hierro -que es el de la cruz-, no hayan miedo que aprovechen mucho» (Moradas 7,4,8).
Oremos
Señor Jesucristo, que extendiste por la salvación de todos los hombres los brazos en la cruz, acoge el ofrecimiento de nuestras acciones y haz que, toda nuestra vida sea signo y testimonio de tu redención. Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
Padrenuestro...

Duodécima Estación
Jesús muere en la Cruz
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Palabra de Dios:
«Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandona­do? ¡Lejos de mi salvación, las voces de mi rugido! Y yo, gusano, que no hombre, vergüenza de lo huma­no, asco del pueblo, todos los que me ven de mí se, mofan, tuercen los labios, menean la cabeza: Se con­fió a Yahvé, ¡pues que Él lo libre!, que le salve puesto que le ama. Perros innumerables me rodean, una banda de malvados me acomete; atan mis manos y mis pies, cuentan todos mis huesos. Me observan y me miran» (Sal 22, 2.7-9.17-18).
«Llegada la hora de sexta, la oscuridad cayó so­bre toda la tierra hasta la hora nona. A la hora nona gritó Jesús con fuerte voz: «Eloi, Eloí, ¿lama sabac­tani?, que quiere decir: ¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?» Pero Jesús, lanzando un fuerte grito, expiró» (Mc 15, 33-34.37).
Santa Teresa:
«Poned los ojos en el Crucificado, y todo se os hará poco. Si el Señor nos mostró el amor con tan espantables obras y tormentos. ¿Cómo queréis contentarle con solo palabras? Adonde hay amor, es imposible estarse sin trabajar» (Moradas 7, 4, 8-9).
Oremos
Padre misericordioso, que has querido que tu Hijo sufriera-por nosotros el suplicio de la cruz para' librarnos del poder del enemigo, concédenos llegar a la gloria de la Resurrección. Por Cristo nuestro Señor. Amén
Padrenuestro…

Decimotercera Estación
Jesús es bajado de la Cruz
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Palabra de Dios:
« ¿A quién te compararé? ¿A quién te aseme­jaré, hija de Jerusalén? ¿Quién te podrá salvar y consolar, virgen, hija de Sión? Que grande como el mar es tu quebranto: ¿quién te podrá curar?» (Lam 2,13).
«Los soldados, después que crucificaron a Jesús, tomaron sus vestidos con los que hicieron cuatro lotes, uno para cada soldado, y la túnica. La túni­ca era sin costura, de una pieza, tejida de arriba abajo. Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernas del primero y del otro crucificado con Él. Pero al llegar a Jesús, como le hallaron ya muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua. Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo, aunque en secreto por miedo a los judíos, pidió autorización a Pilato para retirar el cuerpo de Jesús. Pilato se lo concedió. Fueron, pues, y retiraron su cuerpo» (Jn 19, 23. 32134.38).
Santa Teresa:
«No puede Dios hacernos mayor favor que darnos vida que imite a la que vivió su Hijo tan amado: y así procura Él fortalecer nuestra flaqueza para poderle imitar en el mucho padecer. Los que más cercanos anduvieron a Cristo nuestro Señor fueron los de mayores trabajos: miremos los que pasó su gloriosa Madre» (Moradas 7, 4, 45).
Oremos
Oh Dios, Tú has querido que al lado de tu Hijo, colgado de la cruz, estuviese presente su Madre dolorosa: haz que tu santa Iglesia, asociada con ella a la Pasión de Cristo, participe de la gloria de su Resurrección. Él vive y reina por los siglos. Amén. Padrenuestro...

Decimocuarta Estación
Jesús es sepultado
V. Te adoramos Cristo y te bendecimos
R- Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo
Palabra de Dios
«Por las fatigas de su alma, verá luz, me saciará. Por sus desdichas justificará mi Siervo a muchos y las culpas de ellos Él soportara. Por eso, le daré su parte entre los grandes y con poderosos repartirá despojos, ya que indefenso se entregó a la muerte y con los rebeldes fue condenado, cuando Él llevó _el pecado de muchos e intercedió por los rebeldes» (Is 53,11-12).
«Y José tomó el cuerpo, lo envolvió en un lienzo limpio y lo puso en su sepulcro nuevo que había he­cho excavar en la roca; luego, hizo rodar una gran piedra hasta la entrada del sepulcro y se fue. Esta­ban allí María Magdalena y la otra María, sentadas frente al sepulcro» (Mt 27, 59-61).
Santa Teresa:
« ¡Oh Señor mío y bien mío! ¿Cómo queréis que se desee vida tan miserable, si no es son la esperanza de perderla por Vos o gastarla muy de veras en vues­tro servicio? Vivir sin Vos, no es otra cosa que morir muchas veces» (Moradas 3,1,2).
Oremos
Concédenos, Padre, unirnos en la fe a la muerte y sepultura de tu Hijo para resucitar con Él a una vida nueva. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
Padrenuestro...



No hay comentarios:

Publicar un comentario