lunes, 8 de junio de 2015

PROPÓSITO DE CUARESMA: SÁBADO DESPUÉS DE CENIZA; SOPA DE LETRAS: DOMINGO 1º DE CUARESMA.; LABERINTO: 1º DOMINGO DE CUARESMA.; BUSCA LAS DIFERENCIAS: DOMINGO 1º DE CUARESMA.; CRYCTOGRAMA: DOMINGO 1º DE CUARESMA.; CRUCIGRAMA: DOMINGO 1º DE CUARESMA.; CORTAR Y PEGAR : DOMINGO 1º DE CUARESMA.; 16- FEBRERO-SANTA JULIANA: MIS PROPÓSITOS DE CUARESMA: PROPÓSITOS DE CUARESMA. VIERNES DESPUÉS DE CENIZA; 15- FEBRERO- SANTOS FAUSTINO Y JOVITA:


Posted: 16 Feb 2013 06:25 AM PST
 

Al rezar el Credo meditaré en las verdades de la fe que profeso y trataré de entender a través de la
lectura del Catecismo o alguna otra lectura lo que la Iglesia cree, ora y enseña para fortalecer más mi fe.


¿Me dejas un comentario?



¿Me dejas un comentario?


Posted: 15 Feb 2013 04:12 PM PST

¿Me dejas un comentario?


Posted: 15 Feb 2013 04:10 PM PST

Posted: 15 Feb 2013 04:09 PM PST

¿Me dejas un comentario?


Posted: 15 Feb 2013 04:08 PM PST

Posted: 15 Feb 2013 04:07 PM PST

¿Me dejas un comentario?

Posted: 15 Feb 2013 03:00 PM PST

Juliana, (o Ileana)  Mártir, Santa
Cuando llegó la paz de Constantino, la matrona Sofronia tomó las reliquias del cuerpo de la mártir Juliana con la intención de llevarlas consigo a Roma. Por una tempestad, tuvo que desembarcar en Puzoli donde le edificó un templo que luego destruyeron los lombardos. Las reliquias se vieron peligrar y prudentemente se trasladaron a Nápoles donde reposan y se veneran con gran devoción. En Nicomedia tuvieron lugar los hechos, de mil maneras narrados y con toda clase de matices comentados, en torno a esta santa que hizo un proyecto de su vida contrapuesto al deseado por su padre. Los narraré escuetamente adelantando ya que fue por la persecución de Maximiano. Juliana es hija de una conocida familia ilustre pero con un padre pagano metido en el ejercicio del Derecho - que cuando llega el momento llega a convertirse en perseguidor de los cristianos - y una madre agnóstica. Ella, por la situación del entorno familiar nada favorable para la vivencia cristiana, se ha hecho bautizar en secreto. Además se le ha ocurrido entregarse enteramente a Cristo y no entra el casamiento en sus planes de futuro. Este es el marco. 
La dificultad del caso comienza cuando Eluzo, que es un senador joven, quiere casarse con Juliana. La cosa se pone aún más interesante porque, conociendo que Eluzo bebe los vientos por su hija, ya ha concertado el padre el matrimonio entre el senador y la joven, comprometiendo su honorabilidad.
La supuesta novia lo recibe amablemente y con cortesía haciendo gala de su esmerada educación. Pero, al llegar el momento culminante de los detalles matrimoniales, salta sobre el tapete una condición al aspirante con la intención de desligarse del compromiso. No lo aceptará -le dice- mientras no sea juez y prefecto de la ciudad. Claro que eso era como pedir la luna; pero se vio pillada en sus palabras ya que en poco tiempo, gracias a influencias, dinero y valía personal, Eluzo se ha convertido en juez y prefecto de Nicomedia; además, continúa insistiendo en sus pretensiones matrimoniales con Juliana. La doncella mantiene la dignidad dándole toda clase de felicitaciones y parabienes, al tiempo que le asegura no poder aceptar el matrimonio hasta que se dé otra condición imprescindible para cubrir la sima que los separa: debe hacerse cristiano.
Ante tamaño disparate es el propio Eluzo quien pondrá al padre al corriente de lo que está pasando y de la «novedad» que se presenta. «Si eso es verdad, seremos juez y fiscal para mi hija». Juliana sólo sabe contestar a su padre furioso que ansía ser la primera dama de la ciudad, pero que sin ser cristiano, todo lo demás lo estima en nada.
«Por Apolo y Diana! Más quiero verte muerta que cristiana».
Convertida al cristianismo, se destacó por su entusiasmo y ardor en la difusión de la fe, por lo que fue encarcelada, torturada y finalmente decapitada el año 305. Su cuerpo fue trasladado a Cumas, en Italia, y posteriormente su reliquias llegaron a España, donde en su honor los condes de Castilla levantaron el célebre monasterio de Santillana (Santa Ileana), uno de los mejores monumentos de la Edad Media española
En la conversación tratará a su padre con respeto y amor de hija, pero... «mi Salvador es Jesucristo en quien tengo puesta toda mi confianza». Vienen los tormentos esperados cuando las razones no son escuchadas. Estaño derretido y fuego; además, cárcel para darle tiempo a pensar y llevarla a un cambio de actitud. Finalmente, con 18 años, se le corta la cabeza el 16 de febrero del 308.
Alguna vez hay padres «se pasan» al forzar a sus hijos cuando tienen que elegir estado. Esto tiene más complicaciones si razones profundas, como la fe práctica, dificulta la comprensión de los motivos que distancian. ¿No pensaría el padre de Juliana que sin matrimonio y cristiana su hija sería desgraciada? Quizá con viva fe cristiana llegara a vislumbrar que Jesucristo llena más que el dinero, el poder, la dignidad y la fama.
Uno de los hechos más característicos de las «Actas», es la discusión que tuvo la santa con el demonio, el cual, disfrazado cono un ángel de luz, trataba de persuadirla para que accediese a los deseos de su padre y de su pretendiente. Por ello, el arte medieval representaba comúnmente a Santa Juliana con una cadena o una cuerda disponiéndose a atar a un demonio alado.

¿Me dejas un comentario?
Posted: 15 Feb 2013 01:49 PM PST

En un tiempo que me daré en la paz del hogar, leeré pausadamente el Evangelio para encontrarme con Jesús, 
su vida, su doctrina, su persona, su amor, y compartirlo en familia, y se cumplirá su promesa que nunca falla: 
donde dos o tres se reúnan en mi nombre, ahí estoy yo.




Posted: 15 Feb 2013 02:01 PM PST
Faustino y Jovita, Mártires

Nacidos en Brescia (Lombardía). Son dos hermanos varones aunque el nombre del segundo nos induzca a 
confusión. Fueron bautizados desde pequeños y siempre estuvieron unidos por lazos aún más fuertes que los 
de la sangre.

Apolonio, obispo de Brescia, los llamó al sacerdocio; a Faustino lo hizo presbítero y a Jovita, más joven, 
diácono. Con la consagración se aumenta el fervor de los hermanos. Sienten ahora más profundamente la responsabilidad de ser fieles para no defraudar a los que ha llegado su fama de propagadores de la doctrina 
de Cristo. Hasta les ha hecho populares su bondad; la gente los busca para oírles hablar del Señor; incluso 
los paganos quieren escuchar las doctrinas que les son extrañas, pero que tienen tanto que ver con la verdad. 
Ya comienzan algunos a destrozar sus propios ídolos.

Marchaban bien las cosas hasta que se encendió el fuego de la persecución.

El cacique aprovecha la coyuntura de que el emperador Adriano se les hace próximo al pasar por Liguria. 
Les acusa ante las autoridades romanas de querer destrozar al Imperio por la ofensa que infiere a los dioses 
que son su fundamento. El emperador toma cartas en el asunto porque lo que le ha llegado es que Faustino y 
Jovita son unos embaucadores; sí, engañan con magia, son poderosos en las palabras y adoran a un judío que 
murió crucificado llamado Jesucristo. Han lavado el cerebro a mucha gente honrada; los templos están desiertos 
y los dioses abandonados ¡Hay que salvar al Imperio!

Era cosa tan sencilla ofrecer unos granos de incienso en el templo del dios Sol... pero no hubo manera de que lo hicieran. Eso es llanamente apostasía. Mueren con la cabeza cortada en el camino de Cremona, en el año 122.

El buen sentido de los cristianos adornó luego la magnífica figura de sus ejemplares héroes mártires con 
narración apócrifa que rellenara los huecos de la escueta y seca historia. Dicen esos relatos que aún hicieron 
mucho mayor bien del que se desprende de la entrega de sus vidas. Es ingenuo, pero conmovedor el añadido posterior. Si entretiene, podemos seguir leyendo.

Fueron apresados y puestos a disposición del emperador. Ante la mantenida negativa a sacrificar, resultó 
que la estatua idolátrica del dios Sol se tiñó de negro y, cuando los servidores del templo pagano se 
dispusieron a limpiarla, se deshizo en un montón de polvo. Después los echaron a las fieras, pero los cuatro 
leones del circo se mostraron mansos y echados a sus pies; lo mismo pasó con los osos y leopardos. Aunque 
en realidad no eran tan mansos porque el delator -que bajó furioso a la arena para excitar a las fieras- 
fue devorado por ellos. La gente que presenciaba el espectáculo huyó despavorida a sus casas dejando las 
puestas abiertas y Faustino y Jovita mandaron los bichos al campo.

El emperador, continúa el fabuloso relato, también se asustó; pero quiso sacar partido de los dos hermanos. 
Se le ocurrió la idea de utilizarlos en su provecho haciendo que recorrieran las ciudades de Italia para divertir 
con su magia a la gente en el circo. Milán, primero; Nápoles, luego. En todas partes los prodigios se repitieron 
y fue providencial la marcha para que muchos y en todas partes conocieran al Resucitado entre los tormentos 
y los prodigios que se contemplan en el cuerpo de los santos: plomo derretido, huesos apaleados, tormento 
de fuego aplicado a los costados. Su carcelero, Calocero, se convirtió y también murió mártir. Finalmente les 
cortaron la cabeza.

¿Me dejas un comentario?

1 comentario: