martes, 7 de abril de 2015

HORA SANTA PARA PREPARAR LA PASCUA


HORA SANTA
PARA PREPARAR LA PASCUA
Javier Leoz
Diócesis de Pamplona
(Navarra-España)

1.MONICIÓN DE ENTRADA
Lector 1.
          Señor, en este momento, aquí y ante tu presencia renovamos una vez más nuestra fidelidad y adhesión hacia Ti. Queremos acompañarte porque, al igual que tus apóstoles, te amamos pero te negamos; te seguimos  pero nos desmoronamos en el sueño; te admiramos pero no siempre es fácil seguirte de cerca.
          En este atardecer, Señor, has vivido unos momentos intensos. Por ello mismo, porque la fe nos conmueve, no queremos que –estas horas de prueba, llanto, silencio o dudas- las aspires en la copa de la soledad amarga.
          Hoy,  con más claridad que nunca, hemos escuchado tus palabras que nos hablaban del amor dejando al descubierto nuestros odios. Hemos visto tus signos, con las rodillas rozando y deslizándose por el suelo, y hemos comprendido que nuestra entrega no siempre es radical o suficientemente apasionada.


 Lector 3
          ¡Gracias, Señor! Gracias por permitirnos, en esta Hora Santa, permanecer junto a Ti.
          ¡Gracias, Señor! Gracias por darnos la oportunidad de saborear de nuevo tantos gestos que nos has dejado en este inolvidable Jueves Santo.
          Sólo, desde tu fe y fidelidad hacia Dios, se puede entender el valor de esta entrega
          Sólo, desde tu fe y tu confianza en Dios, se puede esperar un fruto de estas horas que te aguardan
          Sólo, desde tu fe y tu abandono en Dios, se puede donar tu vida por todos nosotros.
          Ayúdanos, Señor, a que nuestra fe sea más sólida, más convencida, más purificada y –sobre todo- más consciente de que Tú eres el centro, el presente, el futuro y la meta de nuestro existir.
          Te alabamos, Señor. Te bendecimos, Señor. Te adoramos, Señor.
          Creemos en Ti, Señor. Esperamos en Ti, Señor. Sálvanos, Señor.

Canto: (Cantemos al amor de los amores/Cristo nos da la libertad/Creo Señor/Oh buen Jesús/Cerca de Ti, Señor/Nada te turbe

2,LECTURA DEL EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 14,..-34.:
          Después de cantar el salmo, salieron para el Monte de los Olivos. Jesús les dijo: Todos vais a caer, como está escrito: «Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas.»Pero cuando resucite, iré antes que vosotros a Galilea. Pedro replicó: -Aunque todos caigan, yo no. Jesús le contestó: Te aseguro, que tú hoy, esta noche, antes que el gallo cante dos veces, me habrás negado tres. Pero él insistía: Aunque tenga que morir contigo, no te negaré. Y los demás decían lo mismo. Fueron a una finca, que llaman Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí mientras voy a orar. Se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, empezó a sentir terror y angustia, y les dijo: Me muero de tristeza: quedaos aquí velando. .
Silencio
Canto: No adoréis a nadie/ Estoy pensando en Dios/Danos un corazón grande para amar
2.1Reflexión
          También nosotros, como los apóstoles, nos hemos puesto en camino. Hemos salido de nuestra ciudad, de nuestra comodidad, de nuestra casa, del mundo que nos rodea o nos preocupa hacia este Monte de los Olivos.
          Venimos, tal vez, con los mismos condicionantes de los amigos de Jesús: tenemos sueño, estamos despistados o abrumados por muchos acontecimientos que nos asolan. Como los discípulos, y lo tenemos que reconocer, tenemos miedo  a ser señalados por ser cristianos, por ser de los suyos.
          Como Pedro, ante Ti Señor, reconocemos que somos frágiles. Nuestras negaciones, en el fondo, son expresión de una fe poco convencida. No siempre formada. No siempre contrastada a la luz de tu Palabra. Ayúdanos, Señor, a permanecer fieles en los momentos de tempestad. En los instantes en los cuales se nos requiere cintura a nuestra fe.
2.2 Respuesta
.En estas horas de prueba y de agonía
R/Déjanos, Señor, rezar contigo
.En estos momentos de lágrimas y sudor
R/Permítenos sufrir y llorar contigo
.Cuando tus discípulos duermen
R/Deja que te acompañemos con nuestros ojos despiertos
.Cuando la incomprensión, las negaciones o la traición te asolan
R/Recibe, Señor, nuestra fidelidad
.Cuando Judas te vende por ruines monedas
R/Acoge, Señor, nuestro deseo de ser sólo para Ti
.Cuando miras a Pedro envuelto en sus lágrimas
.Nosotros, Señor, te confesamos y decimos:
Tú eres nuestro Señor! ¡Eres la razón de nuestra fe!



3.LECTURA DEL EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 14, 35-38.
          Y, adelantándose un poco, se postró en tierra pidiendo que, si era posible, se alejase de él aquella hora; y dijo: ¡Abba! (Padre): tú lo puedes todo, aparta de mí ese cáliz. Pero no lo que yo quiero, sino lo que tú quieres. Volvió, y al encontrarlos dormidos, dijo a Pedro: -Simón, ¿duermes?, ¿no has podido velar ni una hora? Velad y orad, para no caer en la tentación; el espíritu es decidido, pero la carne es débil.
-Silencio
-Canto: Majestad/Pedro te negó tres veces/ Tuya es la gloria

3.1. Reflexión
          Atrás ha quedado la cena y, junto con los apóstoles, acompañamos al Señor en este lugar alejado, en este huerto de Getsemaní. Atrás, en el domingo de ramos, quedó el bullicio y el griterío. ¿Dónde están los que lo aclamaban como rey? ¿Dónde el que daría su vida por ÉL? ¿Dónde el que, en su mismo plato, mojó su trozo de pan? ¿Dónde estamos nosotros? ¿Rezando con Jesús…o presos por el sueño?
          ¿No lo escucháis? ¿No lo oís? El Señor, una vez más, se retira a este lugar tan familiar y querido para Él: la sala de estar con el Padre. La sala de las confidencias y, en esta noche, la tierra donde caen las lágrimas de la soledad y de la prueba “Si quieres puedes hacer pasar de mí este cáliz, pero que no se haga mi voluntad Padre sino la tuya.”
          El Señor dará su vida por nosotros pero, antes, se llena de energía en este huerto de Getsemaní. Se nutre de la fuerza que, el Padre, le envía desde el cielo. Se arma de valor con la fuerza del Espíritu que, el Padre, le sopla desde su ser Eterno.
          Hoy, más que nunca, en la oración de Getsemaní brotan las luchas y las penas de nuestro mundo. Hoy, en Getsemaní, se representa el drama de toda la humanidad: aparta de mí esto o aquello que me estorba; aquello que me impide cumplir mi voluntad, aquello que me impide llevar una vida cómoda y sin complicaciones.
          Hoy, Getsemaní, también necesita orantes. Discípulos que, envueltos en pruebas y en llantos, quieran y deseen estar del lado de Jesús. Con debilidades pero con fe. Con llanto pero con esperanza. Con pecados pero con ganas de abrazar la gracia. Con deserciones pero con lágrimas de arrepentimiento en sus ojos.
          Gracias, Señor, tu oración en Getsemaní personifica lo que a nosotros nos falta: la estrecha unión con un Dios que nos da fuerza y valor en las horas de combate, en los momentos inciertos, en los instantes amargos.
         
3.2 RESPUESTA
.Porque nos asustan las horas amargas.
R /Queremos velar contigo, Señor
.Porque preferimos el licor dulce al cáliz amargo.
R/Queremos velar contigo, Señor
.Porque nos cuesta entender una vida con sacrificio.
R/Queremos velar contigo, Señor
.Porque nos cuesta entender la voluntad de Dios.
 R/Queremos velar contigo, Señor
.Porque, la tentación, nos seduce y nos parece algo normal.
R/Queremos velar contigo, Señor
.Porque nuestra carne es débil e impermeable a tu espíritu.
R/Queremos velar contigo, Señor
4.LECTURA DEL EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 14,46-50.
          Al que yo bese, es él: prendedlo y conducidlo bien sujeto. Y en cuanto llegó, se acercó y le dijo: -¡Maestro! Y lo besó. Ellos le echaron mano y lo prendieron. Pero uno de los presentes, desenvainando la espada, de un golpe le cortó la oreja ’al criado del sumo sacerdote. Jesús tomó la palabra y les dijo: -¿Habéis salido a prenderme con espadas y palos, como a caza de un bandido? A diario os estaba enseñando en el templo, y no me detuvisteis. Pero, que se cumplan las Escrituras. . Y todos lo abandonaron y huyeron.
-Silencio
-Canto: Un mandamiento nuevo/Si me falta el amor/Creo, Señor/Peregrino a dónde vas
4.1 CREDO ANTE EL MONUMENTO
Creo en Ti, Señor... pero ayúdame a creer con firmeza.
Espero en ti... pero ayúdame a esperar sin desconfianza.
Te amo Señor...pero ayúdame a defenderte con mi propia cara

Te adoro Señor, porque eres mi creador y te anhelo porque eres mi fin.
Te alabo porque no te cansas de hacer el bien, y me refugio en Ti porque eres mi protector.

Que Tu sabiduría Señor, en esta noche me dirija, y Tu entrega me redima
Que Tu misericordia me consuele y Tu sangre lave mis pecados
Que tus lágrimas me conmuevan y tu oración me estremezca

Te ofrezco en esa Hora Santa, Señor, mis pensamientos,
 te ofrezco mis palabras, ayúdame a hablar de ti cuando, Tú, ya no hablas
Te ofrezco mis obras, ayúdame a cumplir tu voluntad, cuando Tú cumples la del Padre
Te ofrezco mis penas, pequeñas y absurdas, cuando veo tan grandes las tuyas

Te pido Señor que ilumines mi entendimiento, con tu generosa pasión
que fortalezcas mi voluntad, con tu inquebrantable entrega
que purifiques mi corazón con tu amor sin fisuras
que santifiques mi espíritu con tu espíritu invencible.
Señor, hazme llorar mis pecados, sin que sea demasiado tarde
rechazar las tentaciones, antes de escuchar el canto del gallo
vencer mis inclinaciones al mal, al dinero… a venderte por poco y nada

Regálame Tu gracia, Señor, en esta Noche Santa
para amarte y olvidarme de mí, para buscar el bien de mi prójimo sin tenerle miedo al mundo.

Facilítame la gracia para ser obediente a los designios de Dios,
comprensivo y atento con los que me rodean,
solícito con mis amigos y generoso con mi enemigo.

Ayúdame, Señor, a superar con austeridad la abundancia,
con generosidad la avaricia, con amabilidad la ira y con fervor la tibieza.

Enséñame, Señor, en esta noche –divina y humana, santa y traicionera –
a comprender la pequeñez de lo terreno, l
a grandeza de lo divino, la brevedad de esta vida y la eternidad de la futura
Creo en Ti, Señor; espero en Ti, Señor; te amo a Ti, Señor.
En esta noche, con fe viva, te digo y proclamo Señor:
¡CREO EN DIOS!
¡CREO EN TI SU ÚNICO HIJO!
¡CREO QUE NACISTE EN BELÉN!
¡CREO QUE VINISTE DESNUDO Y, DESNUDO, SUBIRÁS POR MÍ A LA CRUZ!
¡CREO QUE, EN UN PESEBRE DE MADERA APARECISTE!
¡CREO QUE, EN UNA CRUZ DE MADERA MORIRÁS PARA RESUCITAR!
¡CREO QUE, TU VIDA EN LA CRUZ, SERÁ CAUSA DE MI SALVACIÓN!
¡CREO HOY MÁS QUE NUNCA EN EL ESPÍRITU QUE RODEA ESTE MISTERIO!
¡CREO, SEÑOR, EN LA CONQUISTA QUE TRAE TU MUERTE: LA RESURRECCIÓN!
¡CREO, SEÑOR, EN EL PERDÓN DE LOS PECADOS ANTE TANTO RÍO DE GRACIA!
¡CREO, SEÑOR, EN LA RESURRECCIÓN Y EN LA VIDA QUE NOS TRAES!
¡CREO, SEÑOR, EN LA IGLESIA MADRE, SANTA Y PECADORA, CON ARRUGAS PERO CON UN ROSTRO HERMOSO POR CONTENER LOS TESOROS DE TU GRACIA!
¡SÍ! En esta noche teñida con dolor y sangre, misterio  y pasión, sufrimiento y lágrimas, llanto y sueño, silencio y traición, soledad y compañía, cielo y tierra……….te digo, Señor, que creo en todo lo que haces por la humanidad.
¡Gracias, Señor! ¡Creo en Ti, Señor! ¡Espero en Ti, Señor!

Canto: Como el Padre me amó yo os he amado/Señor, Señor haz de mi un instrumento de tu paz/

5. SÍMBOLO FINAL
          Todo esto, Señor, lo queremos manifestar públicamente ante Ti comprometiéndonos en esta Hora Santa, a amar con todas nuestras fuerzas a Dios que habita en nuestras almas, a tu persona que redime la humanidad y al Espíritu que nos hace hijos de Dios por la gracia del Bautismo
(Salen tres personas con tres lámparas con la siguiente inscripción: ¡GRACIAS POR TODO, SEÑOR!
6.Padrenuestro
7.Oración final
Desde un lugar con prisas, Señor, hemos venido a este lugar apartado y de misterio.
Hemos compartido contigo tus horas de tristeza y soledad, de prueba y de sufrimiento.
Te pedimos, Señor, que tu Santa Pasión,
sea causa de salvación y de luz para todos los que buscan y no encuentran
para los que creemos y esperamos en Ti
para los que dudan pero no rechazan la verdad.
Ayúdanos, Señor, a buscar en la comunión con el Padre
las respuestas a tantos interrogantes que la existencia humana nos plantea.
Te damos gracias porque, tu muerte, dará paso a la resurrección
y, con tu resurrección, todos alcanzaremos la nuestra
Amén.


No hay comentarios:

Publicar un comentario