lunes, 2 de diciembre de 2013

Moniciones Betania; Domingo II de Adviento La Inmaculada Concepción de Santa María Virgen 8 de diciembre de 2013


Según disposición de los obispos españoles este domingo, día 8 de Diciembre, prevalece la Solemnidad de la Inmaculada Concepción sobre los textos del Domingo II de Adviento. Pero se incluye en la Segunda Lectura la relativa al Segundo de Adviento, que es un fragmento de la Carta a los Romanos (Rom.15, 4-9). Para los lectores de Iberoamérica y otros lugares que vayan a celebrar el Domingo II de Adviento decir que pueden acudir al “histórico”, a las Ediciones Anteriores. Pulsar el link “Consultar Ediciones Anteriores”, al final del Menú Azul de la Izquierda, en la página de presentación de la web y acceder al número 681, de 6-8 de diciembre de 2010. Los textos, lecturas, moniciones y homilías son válidos para dicha celebración del Segundo Adviento.
Pulsando este link se accede al formulario del II Domingo de Adviento para aquellos lugares en los que celebrarán dicho domingo, sin darle prevalencia a la fiesta de la Inmaculada.

Domingo II de Adviento
La Inmaculada Concepción de Santa María Virgen
8 de diciembre de 2013
Moniciones
LA CORONA DE ADVIENTO
La corona de Adviento es la fórmula más habitual y más sencilla de ir iniciando los domingos de Adviento. Y nuestras moniciones como, en otros años, irán reflejando ese hecho. La corona de Adviento tiene cuatro velas de colores diferentes y cada domingo de Adviento se enciende una. En el caso del primer domingo se encenderá la primera y las demás quedarán apagadas. Cuando lleguemos al segundo domingo de Adviento, antes de iniciarse la Eucaristía, ya estará encendida la vela del domingo anterior y, por tanto, se encenderá la segunda. Haremos lo mismo con la tercera y la cuarta. En caso de la tercera, iniciaremos la celebración con las dos velas anteriores ya encendidas y prenderemos la tercera. Para la cuarta, antes de comenzar ya estarán encendidas las tres y completaremos la corona con la cuarta vela encendida.
OTRAS POSIBILIDADES
Pueden presentarse, delante del altar, cuatro cirios grandes, también de colores, situados sobre una pequeña escalera que los sitúe a diferentes alturas. Esa escalera o estructura puede cubrirse con un paño del color morado típico del Adviento. La más baja será la del primer domingo y la más alta la correspondiente al cuarto. Se encenderán de la misma forma.

Otra fórmula interesante es colocar un “misterio”, un gran portal de Belén. Puede servir el que se vaya a destinar después al Nacimiento. Y se irán poniendo imágenes distintas de manera sucesiva. Al estar el portal vacío, la primera colocación puede ser la del pesebre –la cunita—vacía. Más adelante, en el segundo, se completa con los animales. El tercero con los pastores y San José. El cuarto colocar la imagen orante de la Virgen María manteniendo el pesebre vacío pues todavía no ha nacido el Señor.
El uso de las moniciones es parecido y similar a lo que se cita en el caso de las velas. Y en lugar de decir, por ejemplo, “al encender esta vela” pues se cambia por “al colocar esta figura de…”

NOTA IMPORTANTE
En la página de Reportaje hemos situado una serie de textos escritos por el Padre Leoz sobre las celebraciones de Adviento. Hay una serie de entera de moniciones de bendición de la Corona de Adviento. Asimismo, un buen número de oraciones especiales –en realidad son unos bellísimos poemas—que nos pueden ayudar en todas las celebraciones de este tiempo de espera. Conviene revistar dicha página antes de confeccionar las moniciones y otros textos de apoyo.

MONICIÓN DE ENTRADA
Sed todos bienvenidos a la Eucaristía. Vamos a agasajar a María, Nuestra Madre, en este Segundo Domingo de Adviento. Celebramos la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de Santa María Virgen, tal como han decidido los obispos españoles. Y esa idea –la de concepción sin pecado de María-- estuvo antes en el corazón del pueblo que en la aprobación oficial de la Iglesia. En España nada menos que desde el siglo XVII y luego por todos los países católicos. Pío IX, el 8 de diciembre de 1854, declaró la concepción sin pecado de la Virgen como Dogma de fe. Es, por tanto, una fiesta que tiene un origen popular pleno que nos inunda de alegría. María está presente en nuestra espera de la Redención, que eso es el Adviento. Es mensajera especial de nuestra esperanza en ese milagro portentoso de que el Dios omnipotente se haga Hombre y venga a salvarnos. Y ahora dispongámonos a encender la segunda vela de nuestra Corona de Adviento.

BENDICIÓN DE LA SEGUNDA VELA DE LA CORONA DE ADVIENTO

MONICIÓN
Señor Jesucristo, tu venida, tu cercanía, lo transforma todo,
convierten este vetusto y abrumado mundo nuestro
en germen de un cielo y una tierra nuevas,
y a nosotros, débiles y pecadores,
en constructores de tu Reino y heraldos de tu presencia amorosa.

Al encender estas dos velas en la corona de Adviento,
queremos manifestar nuestro deseo de acoger tu llamada
a preparar los caminos y alzar nuestra voz para que,
quienes tienen hambre y sed de justicia
logren experimentarte próximo
y sepan que aquí estas Tú, nuestro Dios.
R. Amén
(Se acerca una persona y enciende el segundo cirio)
Canto: ¡Ven, ven Señor no tardes! (Otro canto apropiado)

MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS
1.- Oiremos en la primera lectura, el relato del Libro del Génesis en que Adán y Eva fueron tentados por la serpiente. Y tiene especial significado hoy pues si Eva sufrió un engaño que iba a afectar a toda la estirpe humana, María de Nazaret estuvo libre de la herencia de Eva –el Pecado original—siendo su ausencia de pecado, el primer paso para la Redención.
S.- El salmo 71 era para los judíos del tiempo de Jesús una plegaria de espera a la venida de Dios o de su Mesías. Parece, pues, muy indicado para este Segundo Domingo de Adviento
2.- En la segunda lectura, Pablo habla a los romanos y les revela que el Reino de Jesús ya fue anunciado de antiguo en las Escrituras y que ese anuncio es motivo de esperanza. También vale para nosotros, hoy en el siglo XXI, pues la llegada de Jesús cambiará el mundo.
3.- No hay escena más bella y emocionante en los Evangelios. Es la que cuenta Lucas sobre la anunciación del Arcángel Gabriel a María y sobre el alto destino que Dios había elegido para ella. Gabriel se presenta para pedir permiso a María. No lo dudó y aceptó la altísima misión de ser Madre del Redentor. Dios no se impone. Dios cuenta, siempre, con nuestra libertad. Tengámoslo en cuenta.
Lectura de Postcomunión
MONICIÓN
En este día tan especial, el sacerdote navarro, Javier Leoz, nos ofrece esta plegaria dedicada a María en su fiesta de la Inmaculada Concepción
YO QUSIERA EN ESTE DÍA, MARÍA
Decirte que eres Inmaculada,  hermosa,
limpia y sin resquicio para  la duda
Decirte que eres Inmaculada
es aspirar, aunque me digan  lo contrario,
a lo que en tus entrañas  acogiste
con dulzura, verdad y  radicalidad evangélica
Amén

Exhortación de despedida
La fiesta de María Inmaculada, en medio del Adviento nos ha dado –seguro—fuerzas renovadas para convertirnos al Señor que viene. Jesús, el Salvador está cerca. El Niño Dios nacerá en Belén para la salvación de todos sus hermanos.


MISA CON NIÑOS
Sección realizada por las catequistas de la Parroquia de San Francisco de El Altet, en Elche, Alicante, España, donde es párroco nuestro colaborador, don Pedro Juan Díaz Zaragoza.

MONICIÓN DE ENTRADA
Buenos días a todos, hoy es un día de alegría entre nosotros, los cristianos, ya que además de celebrar el segundo domingo de adviento y encender la segunda vela de la corona, celebramos algo muy especial. Hoy es el día en que la Virgen María dijo sí a Dios. Es el día de la Inmaculada Concepción. María era una mujer muy sencilla y fue elegida por Dios desde que nació, tenía un don, una gracia y cuando llegó el momento de llevar en su vientre a Jesús confió plenamente en Dios y se comprometió con Él.
Vamos a empezar la misa cantando alegremente.

PETICIONES DE PERDÓN
• Por esas veces que no sabemos escuchar tu llamada. Señor ten piedad.
• Por las veces que no somos sencillos y humildes como María. Cristo ten piedad.
• Tú que conoces nuestras debilidades y nuestras fuerzas. Señor ten piedad.

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA
En la primera lectura, escuchamos como Adán y Eva desobedecieron las órdenes que Dios les había dado dejándose llevar por la serpiente. Esto nos dice que tenemos que ser responsables de nuestros actos, ya que nuestras decisiones pueden hacer daño a otros. Escuchemos.
MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA Y EVANGELIO
En la segunda lectura San Pablo nos dice que, aunque veamos cosas malas a nuestro alrededor, no perdamos nunca la esperanza, y preparemos con alegría su nacimiento.
El Evangelio nos cuenta cómo acogió María la llamada de Dios, con sencillez y confianza y cómo su decisión cambió la historia de la humanidad, pues de ella nació Jesús. Escuchemos atentamente.

PETICIONES
1. Por la Iglesia, para que nos ayude a mantener viva la esperanza en Dios y sepamos compartirla con los demás. Roguemos al Señor.
2. Por los gobernantes, para que sientan la llamada de Dios y actúen con sencillez y responsabilidad en sus actos. Roguemos al Señor.
3. Por las personas que actúan mal, como Adán y Eva, y se dejan llevar por malas influencias, actuando sin pensar en el daño que hacen a los demás, para que se den cuenta y cambien. Roguemos al Señor.
4. Por nosotros, los niños de todo el mundo, para que, igual que la Virgen María, digamos siempre si a Dios y confiemos en Él. Roguemos al Señor.
5. Por todos los aquí presentes, para que seamos más decididos, como lo fue María, y nos comprometamos en actos solidarios y religiosos para ayudar a los que lo necesitan, como la Campaña de Navidad de nuestras Parroquias. Roguemos al Señor.

OFRENDAS
• Te ofrecemos Señor el pan y el vino para que no olvidemos que somos hijos tuyos, tus elegidos, y que María es nuestra madre del cielo.
• Te ofrecemos Señor nuestros alimentos con sencillez y humildad, como María, para ayudar a los que lo necesitan, porque Navidad significa compartir y nosotros nos queremos comprometernos a hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada