lunes, 8 de junio de 2015

Salud de la Botica del Señor (VI) de Maria Treben



Illustration Zea mays0.jpg
M A 1 Z (Zea Mays)
Recientemente el cultivo de Maíz ha aumentado considerablemente. Durante su_ _ -floración asoman de las brácteas de la perfolla los estilos, que forman la barba o cabellera del Maíz. Esta es la parte medicinal de la planta. La floración es en verano
y otoño y entonces se corta la barba o cabellera antes de la polinización y se seca rápidamente a la sombra.
Si le hace falta un diurético probado, beba infusión de barba de Maíz que además es un remedio eficaz e inofensivo para adelgazar (muy actual en nuestra sociedad de consumo contra la obesidad). Si la barba de Maíz se guarda un cierto tiempo sin estar bien desecada, pierde sus virtudes diuréticas y se convierte en un laxante. La infusión de la cabellera de Maíz no es solamente un remedio muy indicado para combatir los cálculos en las vías urinarias, el hidrocardias y los edemas, sino que también da muy buenos resultados en la nefritis, la cistitis, la gota y el reumatismo. Al igual se recomienda contra la eneuresis (orinarse en la cama) en los niños y los ancianos, así como contra los cólicos renales. En todas estas enfermedades se toma cada 2 ó 3 horas una cucharada sopera de infusión.
MODO DE PREPARACION


Infusión: Una cucharadita repleta de barba de Maíz se escalda con 1/4 I. de agua caliente y se deja reposar brevemente; no se endulza.
 
MALVA (Malva vulgaris)
La Malva de hojas pequeñas se cría junto a las vallas y a los caminos, en las ruinas y los escoriales, pero siempre en los lugares frecuentados por el hombre. Si por casualidad aparece una vez lejos de las viviendas humanas, se puede estar seguro de que en otros tiempos hubo allí un cortijo o una casa.
La Malva de hojas grandes (Malva grandifolia) y otras variedades suelen crecer en los jardines y huertos. Todas contienen en las hojas, flores y tallos, mucílago y tanino. La Malva de hojas pequeñas es una planta más o menos rastrera y en la base ligeramente leñosa. Las hojas sostenidas por un rabillo muy largo, son redondeadas y dentadas; las florecillas son de color entre rosa pálido y violeta. Su fruto tiene la forma de quesitos, por lo que se llama en el País Vasco gasnabedarr, »hierba quesera«. Habrán pocos niños criados en el campo que no hayan arrancado esos »quesitos« para comérselos o para jugar con ellos. En verano cuando la planta está del todo hecha, se recolectan flores, hojas y tallos. Hay que procurar utilizar la planta lo más fresca posible, ya que con el secado se pierde parte del mucílago. No obstante, la planta desecada conserva todavía bastantes sustancias curativas.
En primer lugar se utiliza la Malva en forma de maceración contra las inflamaciones de la mucosa del estómago (gastritis), de la vejiga, del intestino y de la boca, así como contra las úlceras de estómago y del intestino. En este caso se puede preparar una sopa de hojas de Malva y cebada, pero hay que hervir primero la cebada, dejarla enfriar un poco y añadirle después las hojas.
La Malva es también muy apropiada para combatir los catarros pulmonares y bronquiales, la tos y la ronquera, pero también la laringitis, las anginas y la boca seca. Para que no se destruya el mucílago se macera la hierba en frío durante la noche. De esa tisana se toman 2 ó 3 tazas al día a sorbos, calentándola un poco. En casos graves de enfisema pulmonar acompañado de disnea, incluso cuando se tiene por incurable, ayuda la Malva. Se beben por lo menos tres tazas al día y durante la noche se dejan actuar sobre los bronquios y los pulmones cataplasmas hechas con los residuos de la maceración de hojas y flores, que se calientan bien.
Excelentes resultados dan los lavados de ojos y las compresas de tisana tibia de Malva en los raros casos en que se seca el líquido lacrimal, un mal que deja a los afectados casi indefensos.
Lavados de cara con tisana de Malva tibia alivian el escozor y el picor en las alergias de la cara. En forma de baños de pies o manos se emplea la Malva para curar llagas, úlceras o hinchazones en los pies o las manos debidas a fracturas o a flebitis (véase »Modos de preparación«). Con esos baños he obtenido resultados sorprendentes y por eso los recomiendo sobre todo cuando después de fracturas se hinchan los pies por exceso de carga.
En nuestra vecindad vivía una mujer que hacía unos años se había fracturado el tobillo. Tenía continuamente dificultades con el pie y finalmente tuvo que ingresar nuevamente en el hospital. Cuando volvió a salir me encontré poco después con ella y me di cuenta de que cojeaba mucho y que tenía la pierna hinchada hasta arriba de la rodilla. Aunque se apoyaba en un bastón, avanzaba a paso de tortuga. Entonces fuimos juntas a coger Malva fresca y al día siguiente empezó la mujer con los pediluvios. No exagero si les digo que al cabo de una semana ya andaba sin bastón y el pie tenía un aspecto normal. Lo mismo sucedió con otra mujer que se había roto la muñeca de la mano derecha. Siempre tenía problemas con esa mano. ¿Qué madre y ama de casa va a poder estar cuidando su mano derecha? Cada noche tenía dolores insoportables y durante largos períodos la tenía todo el día hinchada. Cuando me enteré del caso le recomendé a la mujer baños de Malva. También en este caso se presentó muy pronto una mejoría.
Los que tengan un pie hinchado y con llagas abiertas no tienen que permanecer necesariamente en esa situación, aunque se trate de personas ancianas. Para eso tenemos los baños de Malva. En este caso se apoya el tratmiento con hojas de Llantén frescas, que se aplican bien lavadas y húmedas sobre la llaga abierta. Esta se cicatriza de un día a otro aunque sea antigua y tenga diez o quince años o más. Si usted tiene una herida de esta clase siga mi consejo, emplee las hojas de Llantén. Ya verá qué a prisa se curará, y al leer estas lineas no dirá: »¡Ahora sí que exagera la señora Treben !«. Yo puedo afirmar todo lo antedicho porque yo misma he tenido ocasión de hacer estas experiencias en los últimos años. Ahora voy a contar una historia que suena como un milagro pero que es la pura verdad. Es casi increíble ver el poder que tiene una hierbecilla que se arrastra por el suelo. Estando yo un día comiendo en el Casino del Teatro de Linz, se sentó a mi mesa una señora. A lo largo de la conversación que tuvimos, me enteré de que la mujer estaba preocupadísima por su marido que tenía que presentarse periódicamente en el hospital y que últimamente había perdido la voz. Los médicos no le daban respuestas claras a sus preguntas y ella temía que se tratara de cáncer de la laringe. »No pierda el ánimo«, le dije. »Pruebe un tratamiento con hierbas medicinales. La Malva es un remedio excelente contra las inflamaciones de la laringe. Con la tisana de Malva se hacen gargarismos varias veces al día, y con los residuos de la maceración, mezclados con harina de cebada, se preparan cataplasmas calientes que se aplican durante la noche. «
Era un jueves. La señora y yo habíamos trabado amistad e intercambiamos nuestras direcciones. El miércoles de la semana siguiente me llamó por teléfono: »Un angel me ha guiado a su mesa. Mi marido ya está mejor. Hemos hecho todo lo que usted ha dicho. Tengo una hija que está de médica en Viena. Le hablé de mi intención de sacar a su padre del hospital y de probar una cura con hierbas. ,Hazlo, madre, si eso te tranquiliza', comentó. A continuación hablé con el jefe del hospital. Este tambíen dijo que en principio tampoco estaba en contra de las plantas medicinales. Así me traje a mi marido a casa; hacía gárgaras y yo le preparaba las cataplasmas calientes. Desde hace unos días a recobrado incluso la voz.« Una semana después me alcanzó otra llamada: »Mi marido está bien y lleno de esperanza de poder volver pronto a practicar su trabajo de maestro. También quiero decirle lo que exclamó el médico cuando le conté todo: ¡ Esa mujer merece una medalla de oro!«
Nuestra buena Malva no sólo cura las inflamaciones de la laringe sino también afecciones malignas de la laringe. En estos casos hay que preparar dos litros y medio de tisana (una cucharadita repleta por ca­da 1/4 I. de agua), que se deja durante la noche en maceración. Por la mañana se calienta un poco y se guarda la ración del día en un termo previamente enjuagado con agua caliente; 4 tazas se beben a lo lar- _ go del día, a sorbos espaciados, el resto se emplea en gargarismos. Contra la sequedad de la boca, gar­ganta y nariz, que causan frecuentemente nerviosismo en los enfermos, recomiendo asimismo garga­rismos y enjuagues con tisana de Malva. En el tratamiento de los ojos sin lágrimas también se utiliza esta tisana en forma de lavados y compresas empapadas.
La Malva, que se cría sobre todo junto a las casas de campo, se está eliminando progresivamente en la actualidad. Para evitar la humedad y suciedad, y también por motivos estéticos, se suele hoy día pavimentar el suelo alrededor de las casas, quitándole así a la Malva su sitio preferido. De este modo va desapareciendo esa gran remediadora de la humanidad, por cuya existencia deberíamos dar las gracias al Señor.
MODOS DE PREPARACION
Maceración:   La tisana de Malva se prepara en frío. En 1/41. de agua se pone una cucharadita repleta de hierba a remojo durante la noche; por la mañana se calienta ligeramente.
Baños de manos y pies: 2 puñados de hierba se dejan macerar durante la noche en 5 litros de agua fría. Al día siguiente se calienta todo hasta la temperatura que manos y pies puedan soportar. Duración del baño: 20 minutos. Este baño se puede volver a utilizar dos veces, calentándolo previamente.
Cataplasmas: Los residuos de la maceración se calientan con un poco de agua y se mezclan con harina de cebada. Esta papilla, envuelta en un lienzo, se aplica a las partes afectadas del cuerpo.
 
MANZANILLA (Matricaria chamomilla)
Se conoce también bajo los nombres: Manzanilla común, Manzanilla de Aragón y Camomilla.
La Manzanilla se cría en los campos, entre las mieses, en los entrepanes y lugares incultos y arcillosos. El exagerado uso de abonos y herbicidas químicos, contribuyen a destruir cada día más nuestra famosa Manzanilla. Normalmente se encuentra en abundancia después de los inviernos con nieve y las primaveras húmedas. La Manzanilla tiene, al contrario de su variedad borde, la Manzanilla bastarda, el receptáculo hueco y despide un olor aromático y agradable. No creo que sea necesario dar una descripción detallada de esa planta tan conocida. Florece a partir del mes de abril y en las tierras altas prosigue floreciendo en verano. Las cabezuelas se recogen bajo el sol de mediodía. No es una exageración si se dice que la Manzanilla es una »panacea«, sobre todo en el tratamiento de los niños pequeños. En todos los casos se le debe administrar al niñio infusiones de Manzanilla, sobre todo contra los retortijones y los dolores de vientre.
La Manzanilla ayuda a combatir los gases, la diarrea, las erupciones de la piel, los catarros y otras enfermedades del estómago, los trastornos de la menstruación, la amenorrea y otras afecciones del bajo vientre, el insomnio, la epididimitis, la fiebre, los dolores debidos a heridas y los dolores de muelas. Es un remedio sudorífico, tranquilizante y antiespasmódico; además es un desinfectante y combate toda clase de inflamaciones, sobre todo las de las mucosas. En uso externo se utiliza la Manzanilla para hacer compresas y lavados en las inflamaciones de los ojos, la conjuntivitis, las erupciones purulentas acompañadas de picores y en las heridas; contra los dolores de muela se emplea en gargarismos.
Cada vez que se tiene un disgusto se debería tomar una taza de infusión de Manzanilla, que calma los nervios inmediatamente y antes que se agite el corazón.
Un saquito de tela relleno con cabezuelas secas de Manzanilla calma los dolores si se aplica caliente a las partes doloridas del cuerpo.
Los baños y lavados de Manzanilla son tranquilizantes y actúan favorablemente sobre todo el sistema nervioso. Después de enfermedades graves o agotamientos le harán muy bien y le producirán un gran alivio. No olvide la Manzanilla en su cosmética. Haga cada semana un baño facial con infusión de
Manzanilla y tendrá un cutis fresco de rosa. Asimismo debería cuidar los cabellos enjuagándolos con una infusión de Manzanilla, sobre todo si tiene el pelo rubio. Con estos baños sus cabellos se volverán suaves y brillantes.
La infusión de Manzanilla facilita la evacuación del vientre sin ser purgante, por lo que es muy indicada para curar indirectamente, en uso interno, las almorranas; en uso externo se tratan con pomada de Manzanilla. Esta también sirve para curar las heridas.
Los catarros y la sinusitis se mejoran pronto con baños de vapor de Manzanilla. Se sobrentiende que después de estos baños no hay que exponerse al frío.
El aceite de Manzanilla ya se conocía en la Antigüedad. Se usaba en forma de fricciones contra las neuralgias y los dolores reumáticos en los miembros. Para los antiguos egipcios la Manzanilla era la »flor del Dios del Sol« por su poder atemperante. — El nombre Matricaria deriva del latino »mater« (madre), y alude a su uso contra las enfermedades de las mujeres y de las madres.
Según antiguos herbarios, el aceite de Manzanilla hace desaparecer el cansancio de los miembros, y la Manzanilla, hervida en agua y aplicada a la vejiga, alivia los dolores.
El padre Künzle, médico naturista y conocedor de las hierbas medicinales, habla en sus escritos de una aldeana que tenía el apodo de »Bruja de la Manzanilla« y a la que acudían los enfermos con sus males.
Ella consiguió devolver el oído a cinco sordos friendo un bulbo de Escilla (Urginea maritima) en aceite de Manzanilla e instilándoles después el aceite en los oídos. Aquella »Bruja de la Manzanilla« también curaba los miembros paralizados frotándolos con aceite de Manzanilla. Para calmar los dolores de los ojos hervía la Manzanilla con leche y la aplicaba en forma de compresas templadas sobre los párpados, lo cual sanaba el mal al poco tiempo. Además cuenta el padre Künzle lo siguiente: »Un tejedor no conseguía dormir de otra manera que sentado; tenía la sensación de que se asfixiaba. La ,Bruja de la Manzanilla' examinó al hombre y le dijo que si no orinaba, a lo que el enfermo asintió. Este tuvo que beber una botella grande de vino en el que previamente se había hervido Manzanilla. Tomaba un vaso por la mañana y otro por la noche y expeló una gran cantidad de orina, primero turbia y después siempre más clara; a los 8 días estaba curado. «
MODOS DE PREPARACION
Infusión:         Una cucharadita repleta de hierba por cada 1/41. de agua; escaldar y dejar reposar brevemente.
Baños:            Para baños de cuerpo se toman 4 puñados; para lavados de cara o de cabellos se toma un puñado de cabezuelas de Manzanilla; se escalda y se deja reposar.
Compresas:    1/4 I. de leche hirviendo se echa sobre una cucharada repleta de Manzanilla y se deja reposar un poco; se cuela y se empapa las compresas con el líquido.
Baños de vapor: Se escalda una cucharada sopera de Manzanilla con un litro de agua hirviendo y se aspira el vapor debajo de una toalla grande.
Almohadillas: Un saquito de tela se llena con flores de Manzanilla secas y se cose. La almohadilla se calienta bien en una sartén seca y se aplica a las partes doloridas del cuerpo.
Aceite de Manzanilla: Una botellita se llena hasta el gollete, sin apretar, con Manzanilla fresca cogida a pleno sol de mediodía y se cubre de aceite virgen de oliva. Bien tapada se deja la botella 15 días al sol; después se guarda en la nevera.
Pomada de Manzanilla: Se calientan 250 g. de manteca de cerdo y se le echa dos puñados de flores de Manzanilla recién cogidas; se remueve bien y se retira del fuego; bien tapado se deja reposar durante la noche en un lugar fresco. Al día siguiente se calienta un poco, se cuela a través de un lienzo (que se pone sobre un colador) y se exprimen bien los residuos. Después de remover otra vez la masa, se guarda en vasijas bien limpias.
 calendula officinalis
MARAVILLA  (Calendula officinalis)
La Maravilla ocupa un puesto de primer plano entre nuestras hierbas medicinales. Tiene muchísimos nombres, entre ellos: Caléndula, Caldo, Flor de todos los meses, Flamenquilla, Reinita, Flor de muerto, Mercadela, Mejicanas etc.
Esta planta pertenece a las que actúan contra el cáncer y las úlceras cancerosas. Se cría en los jardines y huertos y a veces, cimarrona, en las escombreras. Hoy en día que por su eficacia curativa a vuelto a ser conocida y apreciada por el hombre, no sólo se ve en los jardines sino que también se cultiva en campos. La Maravilla es de 30 — 60 cm. de altura y tiene las hojas y los tallos carnosos y un poco pegajosos. Las cabezuelas son muy llamativas y según la variedad tienen el color anaranjado o alimonado y los estambres oscuros o claros; las hay también dobles. Todas tienen las mismas virtudes medicinales. Si a las siete de la mañana la Maravilla todavía tiene las cabezuelas cerradas, significa que va a llover ese día. Por eso, en tiempos pasados la tenían por planta pronosticadora del tiempo.
Según la Medicina popular se recolecta y se usa toda la planta, es decir, flores, tallos y hojas. Pero conviene cogerla a pleno sol, porque es cuando más eficacia tienen los principios activos. Se puede coger casi todo el año fresca del jardín, siempre que no esté atacada del oídio.
La Maravilla es muy parecida al Arnica, pero su poder terapeútico es superior al de ésta. En uso interno, por ejemplo, el Arnica sólo se puede tomar bajo control médico, ya que la infusión es nociva para los enfermos del corazón. Sinembargo la infusión de Maravilla se puede tomar a pasto.
En su calidad depuradora de la sangre es nuestra mejor colaboradora contra la hepatitis infecciosa. Una o dos tazas al día hacen milagros. La Maravilla es purificante, actica la circulación de la sangre y facilita la cicatrización de las heridas.
Un hombre que se había cogido la mano en una sierra circular, padecía, aun después de salir del hospital, de fuertes dolores de la herida. Cuando me enteré del caso, le recomendé la pomada de Maravilla. Contentísimo de los buenos resultados de la pomada me contó que los dolores que le habían causado tantas noches de insomnio, desaparecieron al poco tiempo. Desde entonces su mujer a vuelto a plantar Maravilla en el jardín.
Durante una visita en el Mühlviertel (Alta Austria) la dueña de la casa me enseñó sus piernas llenas de varices. Enseguida salí al jardín a coger Maravilla y preparé la pomada. Los residuos se los apliqué en forma de cataplasmas a las pantorrillas (los residuos se pueden utilizar 4 ó 5 veces). Después la mujer siguió poniéndose cada día emplastos que hacía de la manera siguiente: cubría un trozo de tela con una capa de aprox. 1 mm. de pomada de Maravilla y se lo ataba a las pantorrillas. No lo van a creer si les digo que 4 semanas más tarde, cuando la mujer vino a verme a mi casa, las varices habían desaparecido de ambas piernas y la piel estaba completamente lisa.
La pomada de Maravilla es un remedio indicado contra las inflamaciones de las venas, las úlceras varicosas de difícil curación, las fístulas, los sabañones y las quemaduras. Tanto la pomada como los residuos se utilizan también en los quistes de mama, aunque sean malignos (cáncer de mama).
Una conocida mía tuvo que operarse inesperadamente un pecho. Estabannos todos muy preocupados por ella y antes que saliera del hospital ya tenía yo la pomada de Maravilla preparada. Con ella se untó la enferma más tarde la enorme herida postoperatoria, lo cual le quitó muy pronto la insoportable tirantez de la herida. En la revisión se constató que la herida se había cicatrizado mucho mejor que en las otras pacientes y de la radioterapia prevista para estos casos sólo tuvo que hacer una parte.
Muy buenos resultados da la pomada de Maravilla en la lucha contra los hongos de los pies. Esto lo confirman muchas cartas que recibo. Se trata de casos donde todos los demás medicamentos han fracasado. Aquí también se demuestra muy eficaz la infusión de Maravilla fesca. Contra las micosis de la vágina se hacen lavados o baños de asiento. Se toman 50 g de Maravilla desecada ó 4 puñados de planta fresca por cada baño de asiento.
Desde Stuttgart me escribió una mujer diciendo que su marido había padecido de micosis de los pies.
¡Cuántos tratamientos había probado! Baños, pomadas, polvos, pero todo en vano. Por fin empleó la pomada de Maravilla. A los 8 días se habían curado las llagas y no se repitieron. ¿No es mara­villoso?
A parte de la pomada sería oportuno prepararse una tintura de Maravilla (véase »Modos de preparación«). Esta, diluida en agua hervida, se aplica en forma de compresas empapadas sobre las heridas, las magulladuras, los hematomas, las distorsiones musculares e incluso en las úlceras cancerosas purulentas, las úlceras de decúbito los tumores y los chichones.
No sólo el padre Kneipp aboga por la Maravilla como remedio natural contra las úlceras cancerosas, sino también médicos conocidos como los doctores Stáger, Bohn, Halenser y otros. Según el doctor Bohn, la Maravilla representa el remedio más indicado contra el cáncer en los casos en que ya no se puede operar, y recomienda beber la infusión de Maravilla durante un tiempo prolongado. El jugo fresco de Maravilla se emplea con muy buenos resultados incluso contra el cáncer de la piel. Los tumores cavernosos se combaten untándolos varias veces al día con jugo fresco de Maravilla, lo mismo que los nevus pigmentados, incluidos los de la vejez. Del mismo modo se pueden eliminar las manchas ásperas y cancerosas de la piel. — El médico e investigador americano Dr. Drwey ha llamado recientemente la atención sobre el extraordinario poder curativo de la Maravilla en casos de cáncer; dice que le ha dado muy buenos resultados.
En uso interno se administra la Maravilla en forma de infusión en las afecciones del estómago y del intestino, en las convulsiones y úlceras de estómago, así como en las colitis, la hidropesía y la hematuria (orinar sangre). Pero también actúa favorablemente contra las enfermedades víricas e infecciones bacterianas.
Los efectos fabulosos que proporciona la infusión de Maravilla recién cogida, se demuestra claramente a través de este informe que me mandó un médico:
»Después de recibir varias vacunas contra la polio, una niña de 2 años se puso muy enferma; padecía de diarreas crónicas, demacración y una evidente debilidad de la vista con toda una serie de complicaciones en la nutrición. A lo largo de un examen clínico se diagnosticó finalmente paratifus, por lo cual la niña tuvo que permanecer bajo vigilancia clínica.
Una semana después de beber infusión de Maravilla y tomar unos cuantos medicamentos homeopáticos, la niña se curó. Según un análisis inmediato, que se repitió tres veces, las heces estaban exentas de agentes de tifus.«
La Maravilla, que da muy buenos resultados en la hepatitis infecciosa, es también un remedio extraordinario contra las demás afecciones del hígado. Se escaldan flores, hojas y tallos con agua hirviendo y se bebe la infusión sin endulzar. En las enfermedades indicadas arriba se pueden tomar 3 ó 4 tazas al día, aprox. una cucharada cada cuarto de hora.
Para combatir los gusanos se prepara una infusión con una cucharada sopera de flores y 1/4 I. de agua.
El jugo fresco de los tallos elimina las verrugas y la sarna; los líquenes y las inflamaciones de las glándulas se sanan con lavados de Maravilla. La infusión, bebida con regularidad, purifica la sangre. Para fortalecer la vista se hacen lavados con una infusión templada de Maravilla sirviéndose de un lavaojos.
Contra las úlceras y los tumores cancerosos, los pies agrietados, la caries ósea, las úlceras del muslo y también contra las heridas antiguas y supurantes de difícil curación ayudan lavados con una mezcla de tisana de Maravilla y Cola de caballo, en partes iguales; por cada medio litro de agua se toma una cucharada sopera de la mezcla de hierbas. —
Para poner de relieve el efecto excepcional de la infusión de Maravilla, quisiera mencionar aun los siguientes casos de curaciones:
Una enfermera afectada desde hacía 8 años de una infección del intestino grueso fue a un especialista, el cual le recomendó, basándose en mi libro, Ja Maravilla. Durante 4 días estuvo bebiendo 2 tazas de infusión al día, a sorbos espaciados. Casi no lo pudo creer, pero después de este breve tratamiento desaparecieron todos sus trastornos.
Una monja me contó que padecía de diarrea; aunque tomaba infusión de Manzanilla no se mejoraba. Sólo cuando empezó a tomar infusión de Maravilla se curó en poco tiempo. Otra monja de Bavaria tenía desde hacía 15 años hongos en los pies y también se le inflamaban las venas. Con la aplicación de pomada de Maravilla consiguió por fin la curación de los pies.
Incrustaciones en la nariz se sanan rápidamente con pomada de Maravilla. A quien la manteca de cerdo le cause repugnancia, puede utilizar para preparar la pomada una buena grasa vegetal. Para que quede suave se le añade a la masa caliente un poco de aceite.
MODOS DE PREPARACION
Infusión:         1 cucharadita repleta por cada 1/4 I. de agua.
Baños de asiento: 4 puñados de hierba fresca ó 100 g. de hierba seca por baño (véase en Generalidades »Baños de asiento«).
Lavados:         Por cada 1/2 I. de agua, 1 cucharada sopera de hierba.
Tintura:          Un puñado de flores se maceran en un litro de aguardiente durante 15 días al sol o a una temperatura de 20°.
Pomada:         Se trituran 4 puñados de Maravilla fresca (hojas, tallos y flores); 500 g. de manteca de cerdo (biológicamente nutrido) se calienta como para freír carne y se le echa la planta triturada. Después de darle un hervor, se retira del fuego y se tapa. Se deja reposar hasta el día siguiente; entonces se vuelve a calentar, se filtra a través de un lienzo y se guarda en vasijas bien limpias.
Jugo fresco:   Hojas, tallos y flores se lavan y se pasan, todavía humedos, por la licuadora.
 Achillea millefolium habito.jpg
MILENRAMA (Achillea millefolium)
La Milenrama es una planta medicinal indispensable para nuestra salud. Es cierto que ayuda contra muchas enfermedades graves, pero en primer lugar es una hierba para la mujer, y no puedo más que recomendársela. El padre Kneipp dice en sus escritos: »Las mujeres se evitarían muchos inconvenientes, si tomaran de vez en cuanto Milenrama«. Que se trate de una jovencita propensa a menstruaciones irregulares o de una mujer en plena menopausia o que haya superado esa fase, para todas, jóvenes o mayores, es importante beber en ocasiones una taza de infusión de Milenrama. Esta actúa tan favorablemente sobre el abdomen de cada mujer, que no hay cosa mejor que coger un ramito de planta fresca cada vez que una da un paseo por el campo.
La Milenrama se cría en las praderas y ribazos y a orillas de los caminos y campos. Las flores son blancas o sonrosadas y despiden un olor muy aromático. Es conveniente recolectar la planta cuando el sol esté en lo alto, ya que así aumenta la concentración en aceites etéreos y con ello el poder curativo.
Conozco a una mujer joven, dueña de un restaurante, de la cual se oyó decir de pronto que padecía de un cáncer abdominal. Después de una terapia con rayos de cobalto, sus familiares supieron por parte del médico, que la enfermedad era incurable. Yo pensé en el padre Kneipp y en sus indicaciones acerca de los trastornos del bajo vientre y le recomendé a la mujer que bebiera cada día la cantidad de que fuese capaz, de infusión de Milenrama.
¡Cuánto me extrañé cuando casi tres semanas más tarde me llegó la noticia de que la mujer se sentía muy bien y que poco a poco iba recuperando su peso normal!
En el caso de inflamación de los ovarios los dolores se calman generalmente después del primer baño de asiento con Milenrama y la inflamación disminuye de día en día. Los mismos buenos resultados dan estos baños en la incontinencia de orina (nocturna) en los ancianos y los niños, así como contra el flujo blanco. En estos casos hay que apoyar el tratamiento bebiendo cada día 2 tazas de infusión de Milenrama.
Para combatir el descenso del útero se toman también durante un período prolongado baños de asiento de Milenrama y se bebe 4 tazas de infusión de Pie de león, a sorbos distribuidos durante el día; además se hacen fricciones con tintura de Pan y quesillo desde la vulva hacia arriba.
Los miomas se curan con baños de asiento diarios de Milenrama, los cuales se van tomando durante un cierto tiempo hasta que un control médico afirme su desaparición.
Una joven de 10 años no tenía menstruaciones. El ginecólogo le recetó la píldora. Las reglas no se presentaron; sin embargo empezó a aumentar el pecho de la joven, por lo cual no quiso seguir tomando la píldora. La madre vino muy preocupada a verme y yo le aconsejé que le diera a su hija cada mañana, en ayunas, una taza de infusión de Milenrama. A las cuatro semanas volvió todo a su cauce normal y la joven ya no tuvo trastornos de la regla. Me acuerdo de otro caso parecido en que ningún tratamiento ayudó nada, por lo que la enferma finalmente fue a parar al manicomio. Desgraciadamente en aquel entonces yo todavía no tenía la experiencia que tengo hoy con las hierbas medicinales para poder haberla ayudado.
Durante la menopausia también debería tomar cada mujer regularmente infusión de Milenrama. Así se ahorraría las inquietudes internas y otros estados de ánimo desagradables. Baños de asiento de Milenrama también son muy buenos para su salud. — Un remedio muy indicado contra la neuritis en los brazos y las piernas son los baños de pies y brazos con Milenrama. Pero hay que coger la hierba bajo el sol de mediodía. Un solo baño ya suele aliviar los dolores.
El doctor Lutze recomienda la infusión de Milenrama contra »la congestión en la cabeza acompañada de dolores como si fuera a estallar, así como contra el mareo, las náuseas, las afecciones de los ojos con lagrimeo, los dolores punzantes en los ojos y las hemorragias nasales ...«.
Un acceso de jaqueca motivado por el cambio de tiempo o viento suele desaparecer al tomar, a sorbos espaciados, una sola taza de infusión de Milenrama bien caliente. Bebiendo esta infusión regularmente en forma de cura, la jaqueca puede eliminarse por completo.
Ya que en los antiguos herbarios se tenía la Milenrama por panacea, se puede emplear en todos los casos donde ya no haya remedio. Por su virtud depurativa de la sangre puede expulsar del cuerpo ciertas enfermedades anidadas en él desde hace muchos años. No hay más que probar.
El hecho de que la Milenrama influya beneficiosamente en la médula, activando la formación de la sangre, no creo que sea conocido por todos. La Milenrama ayuda contra las enfermedades de la médula donde los demás medicamentos hayan fracasado e incluso contra la osteoporosis. En estos casos se bebe la infusión en forma de curas, se hacen baños con la hierba y fricciones con la tintura.
La Milenrama es un buen remedio para cortar las hemorragias pulmonares y junto con la raíz de Cálamo aromático puede llegar a curar el cáncer del pulmón. Las raíces se van mascando durante el día y de la infusión de Milenrama se toman dos tazas a sorbos, una por la mañana y otra por la noche.
Contra las hemorragias de estómago y las almorranas sangrantes, así como contra la pesadez y los ardores fuertes de estómago la infusión de Milenrama ayuda muy rápido.
Para combatir los resfriados y los dolores de espalda o dolores reumáticos hay que beber mucha cantidad de infusión de Milenrama bien caliente. La infusión estimula la actividad regular de los riñones, quita la inapetencia, elimina las flatulencias y los cólicos del estómago, los trastornos del hígado, las inflamaciones del sistema digestivo, aumenta la actividad de las glándulas intestinales y favorece así una evacuación regular.
Por su acción favorable contra los trastornos de la circulación de la sangre y los espasmos vasculares, la infusión de Milenrama es un remedio muy indicado en la angina pectoris.
Con lavados y baños de asiento de Milenrama se sana el prurito vaginal. – Contra las almorranas hay una pomada muy buena, hecha de Milenrama (véase »Modos de preparación«).
MODOS DE PREPARACION
Infusión:         Una cucharadita colmada de hierba por cada 1/4 I. de agua; escaldar y reposar un poco.
Tintura:          Las flores de Milenrama cogidas a pleno sol se meten sin apretar en una botella y se cubren de aguardiente (o alcohol de 38-40°). Se deja macerar 15 días al sol o cerca de la lumbre.
Pomada:         Se pone en una sartén 90 gramos de mantequilla (sin sal) o manteca de cerdo y cuando esté bien caliente se le echan 15 gramos de flores de Milenrama y 15 gramos de hojas de frambuesas, todo recién cogido y triturado. Se fríe un poco, se remueve y se retira del fuego. Al día siguiente se calienta ligeramente y se exprime a través de un lienzo. La pomada se guarda en vasijas bien limpias en la nevera.
Baños de asiento: 100 g. de Milenrama (toda la planta) se pone a macerar en agua fría durante la noche; al día siguiente se calienta todo hasta que rompa a hervir y se mezcla con el agua del baño (véase en Generalidades »Baños de asiento«).
Apuntes de este libro

No hay comentarios:

Publicar un comentario