viernes, 17 de abril de 2015

Mantra para el martes, 12/02/13; Palabra Clave: El Amor es cosa de dos, no se puede Amar sólo, ya que es una sociedad en compañía con otro ser humano.


Comentario
Ni puedo bastarme a mí mismo para vivir, ni puedo amar solo a mí. Nadie puede Amar sólo y sí lo hago amando a mí mismo, solo hay un dios para mí que soy yo. Me basta para recordarlo, saber que el amor es cosa de dos, en dos pasajes de Evangelio de Jesús: El hijo pródigo, y el buen Samaritano, ambas necesitan en una un Padre y en el otro al Prójimo, ambos despiertan el Amor, la Com-pasión y la Misericordia, las claves que nos han conducido desde el árbol, luego a la caverna, hasta la sociedad actual. No se puede concebir un mundo sin estas claves, que dan al ser humano toda su plenitud como tal. Jesús, nos dejos dos semillas que tiene que germinar y dar sus frutos: “Amaros los unos a los otros como Yo os he amado” y “Misericordia quiero y no sacrificios”, porque si hago las cosas con sacrificio, no me estoy comportando como mis antepasados, que se sacrificaron mucho, pero lo hacían con paternalismo y no les molestaba, sino todo los contrario, porque veían el día de mañana la felicidad que disfrutaríamos todos.
Esta asignatura Amar la aprendemos en la familia, son unos brazos los que nos recogen al nacer, son otros brazos que nos sostendrá, y que nos acompañaran hasta el día del último examen en que nos examinaran el Amor.


El Amor esa maravilla
Cuando se te dio el regalo de la vida humana, se olvidaron de darte un ma­nual de instrucciones. Algunos no lo necesitan. Pero a otros se les ha dado equivocado. Estos últimos ven la vida como algo que los angustia, los llena de ansiedad, de miedos y deseos. Esto es el resultado del manual que les ha proporcionado su cultura.
No es la naturaleza la causa del su­frimiento, sino el corazón del hombre lleno de deseos y de miedos que le in­culca su, programación desde la mente. La felicidad no puede depender de los acontecimientos. Es tu reacción ante los acontecimientos lo que te hace sufrir. Naces en este mundo para renacer, para ir descubriéndote como un hombre nuevo y libre.
La atracción que brota de nosotros no es amor. Eso que llamamos amor es un gusto por sí mismo, un negocio de toma y daca, y de condicionamientos: tanto como me ames te amaré. Es una dependencia, una necesidad de lograr una felicidad que nos reclama desde dentro (porque nosotros somos felici­dad y hemos nacido para ser felices), pero nuestra propia inseguridad hace que la reclamemos al exterior y lo ha­gamos con exigencias, compulsivamen­te y con miedo de que se escape. Lo manifestamos con un deseo de pose­sión, de controlar al otro, de manipu­larlo, de apegamos a él, por la ilusión de creer que, sin él, ya no podremos ser felices.
Cuando amas de verdad a
una persona, ese amor
despierta el amor
a tu alrededor.
Libro: Autoliberación de Anthony de Mello de Editorial Lunen Bolsillo
“Amar es cumplir la ley entera. San Pablo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario