jueves, 23 de octubre de 2014

España: Un arzobispo en “Pans and Company”

El sábado toma posesión Carlos Osoro, nuevo arzobispo de Madrid

Papa Francisco: La corrupción es un mal más grande que el pecado

Discurso a la Asociación Internacional de Derecho Penal

¿Por qué Papa Francisco no vende el arte del Vaticano para ayudar a los pobres?

Responde director de los Museos del Vaticano a polémicas de un supuesto alquiler de la Capilla Sixtina a empresa de autos de lujo que habría vendido un paquete de viaje, cena y concierto por 5.000 euros a persona


Boko Haram vuelve a secuestrar mujeres

El grupo terrorista no ha devuelto todavía a las secuestradas el 14 de abril, y esta semana se han denunciado sesenta nuevos casos.

            Si santa Teresa ha dado a san José la paternidad de su Reforma, él es el Fundador, es lógico que le dé las particularidades de esa donación. Quien da lo más, da lo menos. Quien da una entidad, da las particularidades encerradas en esa entidad. Santa Teresa da a san José las particularidades de de su condición de Fundador. Así da a san José el título de sus conventos
            Para Santa Teresa los conventos por ella fundados a imagen y semejanza del primer convento de san José de Ávila y solar de ellos son las casas de san José. “Importó tanto el no tardarnos ni un día más para lo que tocaba a esta bendita casa (de san José). Muchas veces me espanta cuando lo considero y veo cuán particularmente quería su Majestad ayudarme para que se efectuase este rinconcito de Dios, que yo creo que lo es y morada en la que su Majestad se deleita, como una vez, estando en oración,  me dijo que era esta casa (de san José) paraíso de su deleite (V 35,12). Quien dice estas palabras  a santa Teresa es el mismo que dijo ya en el A. Testamento que encontraba sus delicias en estar con los hijos de los hombres (Sab 8,31). Ahora las encuentra, sus delicias, en estar con las hijas de san José en su convento de Ávila.

El Evangelio de Hoy Viernes 24 de Octubre de 2014

XXIX Ordinario, Ciclo A, Año Par, Fiesta: San Rafael Guízar y Valencia, Lit. de las Horas: Tomo IV, I Semana del Salterio, Salmo 22

El Evangelio de hoy 
Juan 10, 11-16

En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos: "Yo soy el buen pastor. El buen pastor da la vida por sus ovejas. En cambio, el asalariado, el que no es el pastor ni el dueño de las ovejas, cuando ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; el lobo se arroja sobre ellas y las dispersa, porque a un asalariado no le importan las ovejas.

Yo soy el buen pastor, porque conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí, así como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre. Yo doy la vida por mis ovejas. Tengo además otras ovejas que no son de este redil y es necesario que las traiga también a ellas; escucharán mi voz y habrá un solo rebaño y un solo pastor. 


Reflexión 
En el pasaje de hoy, Jesús nos dice que él conoce a sus ovejas y que sus ovejas lo conocen a él. Me pregunto, ¿es que realmente conozco a Jesús? ¿Qué es en realidad lo que conozco de él? La triste realidad de muchos de nuestros hermanos es que no conocen a Jesús porque no leen la Sagrada Escritura.

Por eso decía san Jerónimo, que desconocer la Escritura es desconocer a Jesús. Este conocimiento nos va llevando de la mano hasta llegar a tener la experiencia profunda e interior de Jesús, el conocimiento íntimo, que nos lleva a conocer y a gustar interiormente, como decía san Ignacio de Loyola, el amor de Dios.

Si todavía la lectura del Evangelio no es un hábito en tu vida, dedica algo de tu valioso tiempo a encontrarte con Jesús por medio del estudio de la Biblia que te lleve a conocerlo más profundamente. Conoce a Jesús y verás, como dice el salmo: “Qué bueno es el Señor.”
 

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón.
Como María, todo por Jesús y para Jesús.
Pbro. Ernesto María Caro 

LECTIO DIVINA SÁBADO DE LOS CARMELITAS: LUCAS 13,1-9

Lectio: 
 Sábado, 25 Octubre, 2014
Tiempo Ordinario
 
1) Oración inicial
Dios todopoderoso y eterno, te pedimos entregarnos a ti con fidelidad y servirte con sincero corazón. Por nuestro Señor.
 
2) Lectura
Del Evangelio según Lucas 13,1-9
En aquel mismo momento llegaron algunos que le contaron lo de los galileos, cuya sangre había mezclado Pilato con la de sus sacrificios. Les respondió Jesús: «¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque han padecido estas cosas? No, os lo aseguro; y si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo. O aquellos dieciocho sobre los que se desplomó la torre de Siloé y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que los demás hombres que habitaban en Jerusalén? No, os lo aseguro; y si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo.» Les dijo esta parábola: «Un hombre tenía plantada una higuera en su viña, fue a buscar fruto en ella y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: `Ya hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera y no lo encuentro. Córtala; ¿Para qué ha de ocupar el terreno estérilmente?' Pero él le respondió: `Señor, déjala por este año todavía y mientras tanto cavaré a su alrededor y echaré abono, por si da fruto en adelante; y si no da, la cortas.'»